Y van pasando los días, van pasando las semanas…

(Actualizada noviembre 2018)

Vamos variando la base de verduras… con la excepción que os decía en la entrada anterior de las verduras de hojas.

Vamos aumentando… la cantidad de pollo (recordad que es “cultural” empezar con pollo) y el volumen total de la papilla hasta alcanzar 200-250…

Insisto en que las cantidades no son cifras a alcanzar, mira a tu hijo y respeta su ritmo; si tienes dudas consulta con tu enfermera o pediatra.

He incluido este cuadro de la Recomendaciones de alimentación de 0-3 años de la Generalitat de Catalunya publicados en el 2016, documento que os recomiendo.

Y cuando haya aceptado bien la cuchara y la papilla de verdura y pollo…

Vamos variando la “proteína”…

  • Carnes: pollo, ternera, buey, pavo, conejo y cordero, cerdo.
  • Pescado (azul o blanco: la diferencia entre ambos es su contenido graso, los azules tienen más del 5% de grasa y los blancos menos). Puede ser fresco o congelado, pero eso sí: de calidad. Si es congelado debemos descongelarlo correctamente. Recomendaciones de pescado en: Pescados adecuados para el niño

Y ahora dos recetas:

  1. Puré de verduras, arroz y pollo: Por ejemplo, de las verduras podemos elegir medio calabacín, medio puerro, una zanahoria y un tomate (bien lavadas, peladas y troceadas; el tomate podemos pelarlo directamente o escalfarlo y quitar las semillas). Las ponemos con agua y añadimos un puñado de arroz. Cuando esté casi hervido añadimos el pollo. Trituramos o chafamos añadiendo un poco del caldo. En el último momento añadir chorro de aceite de oliva.
  2. Crema de merluza y calabacín: Ponemos a hervir un calabacín y una patata. El filete de merluza, sin piel y sin espinas podemos hacerlo a la plancha con muy poco aceite de oliva o incluso si es una sartén cerámica sin aceite (no pasarlo mucho porque se rompe) o bien hacerlo al vapor, hervido o al microondas. Aconsejo hacer el pescado separado de las verduras porque se deshace y pueden quedar espinas. Luego lo troceamos con la mano, precisamente para repasar que no haya espinas y lo añadimos al triturado o chafado; al finalizar chorrico de aceite de oliva (unos 5 ml). 

Y por último una recomendación: las papillas se le deben dar tibias. Ah! y no olvidemos ofrecerle agua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *