USO DE SAL EN LA INFANCIA

Posted by Isabel Rubio on 26 junio 2016 under Educación para la Salud: El Lactante, Educación para la Salud: La Etapa Escolar, General | Be the First to Comment

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El pasado sábado dia 18 publicaba en Información este artículo mi compañero Dr. Fco. Javier Brú, y con su permiso os lo hago llegar a través del blog. Efectivamente cuando damos recomendaciones y pautas de alimentación hacemos poco hincapié en el tema de la sal, por eso me ha parecido de interés su lectura. ¡Gracias, Javier!.

La sal es un ingrediente muy importante para la alimentación humana. Sabemos de su necesidad importancia desde hace mucho tiempo. El salario en épocas romanas era un puñado de sal a modo de retribución. Básico para la salud. Nosotros somos exportadores de sal y quizá por eso lo apreciemos poco pero eso es una cosa y sus efectos en el organismo otra.

La sal junto con las grasas, especialmente saturadas, y los azúcares, son componentes de los alimentos que conviene controlar pues sus efectos con el exceso son bastante contraproducentes para el organismo. Si bien se les presta algo de atención en la salud del adulto, en las recomendaciones en cuanto alimentación infantil pasa de puntillas, casi desapercibida.

Un consumo importante de sal constituye un factor de riesgo de hipertensión arterial y de accidentes cardiovasculares de la misma manera que el consumo de alcohol, el exceso de peso o el sedentarismo.

El consumo de alimentos en los niños esta basado en sus preferencias según sabores salado, amago, dulce y ácido. El sabor salado empieza a apreciarse a partir de los 4 meses y ya desde esta edad el lactante prefiere el agua algo salada al agua normal. A partir de los 2 años ya manifiestan una clara preferencia por el sabor salado incluso mayor que en los adultos.

Vaya por delante que el lactante que esta con pecho exclusivo hasta los 6 meses ingiere muy poca sal (presente en la leche humana). Las entradas de sal empiezan habitualmente con la cuchara y las papillas. No obstante se puede decir que el niño por debajo de los 3 años apenas toma sal. La frontera está en la edad de 3 años, a partir de entonces la cosa cambia. La sal presente en los alimentos, la carne, la leche y ciertas bebidas solo es una parte menor en las entradas de sal. La mayoría de la sal ingerida esta añadida a las bebidas y comidas en el curso de su preparación y acondicionamiento: productos cárnicos, cereales en el desayuno, pan y biscotes, charcutería, conservas, platos cocinados, condimentos y salsas…

Lo sabemos, los niños toman mucha sal, especialmente después de los 3 años. La OMS, la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria y las diferentes sociedades pediátricas europeas lo han detectado y lo advierten. Algo como 3 gr. de sal son suficientes para cubrir necesidades y las infestas detectadas son mucho mayores.

Los niveles de tensión arterial están determinados precozmente y los niños que tienen una tensión arterial elevada tienen un riesgo elevado de hipertensión en la edad adulta. Los niños toman bastante sal y esto los pone en situación de riesgo. De la misma manera la reducción de sal normaliza la tensión arterial.

¿Qué podemos hacer? Volvemos a lo de siempre, fomentar la lactancia materna que tiene menos sal que las leches para lactantes. Es preferible el uso de leches de continuación y crecimiento al uso de la leche de vaca (si es posible claro!). En el momento de iniciar las papillas evitar añadir sal a los alimentos pues ya la tienen. Los alimentos caseros siempre tienen menos sal que los preparados de origen industrial. Importante mantener el hábito en el niño de no tomar alimentos salados. No salar las comidas según el gusto de sal de los padres. Evitar el salero. Tres últimas cosas. Añadir equivalentes a la sal como el limón, el cilantro, especias y hierbas aromáticas. Acostumbrar a los padres a la lectura del etiquetado de alimentos. Acabamos fomentando el consumo de frutas y verduras que contienen potasio y favorecen la tensión arterial más baja. Vamos… menos sal en la vida pero no sosa en absoluto!.

Bexsero o no Bexsero: esa es la cuestión

Posted by Isabel Rubio on 20 junio 2016 under Enfermedades de la Infancia, General | Be the First to Comment

bexsero

He encontrado esta imagen en internet y creo que ha llegado el momento de contestar a la pregunta que me formuláis cada día en la consulta. Pero he creído necesario hacer el repaso que llevamos para que estéis informados y toméis la mejor decisión.

Como toda vacuna que está iniciando su andadura quedan interrogantes:

  • En el momento actual se desconoce la duración de la protección.
  • Se desconoce la trascendencia clínica de la menor respuesta inmune a algunos antígenos de la vacuna y a algunos otros utilizados en el calendario de vacunación en el primer año de vida en España, tras la administración simultánea.
  • La cobertura de cepas meningocócicas estimada en España es del 69 %.
  • Se desconoce si ocurrirá como con la vacuna frente a otro meningococo contra el que vacunamos desde el año 2000: el meningococo C, que además de la protección individual produce inmunidad de grupo al reducir la tasa de portadores nasofaríngeos, por tanto multiplicamos la efectividad de la vacuna: protege al vacunado y al no vacunado.

¿Qué dicen los organismos competentes?:

  • Como os dije, el Comité Asesor de Vacunas de la AEP la recomienda.
  • Desde Salud Pública, al tener una visión epidemiológica de la enfermedad, no consideran la inclusión en Calendario, pero sí están atentos a cualquier posible cambio mediante una vigilancia epidemiológica continua. También pendientes de los datos de efectividad y seguridad que se obtengan de la utilización sistemática de la vacuna en el Reino Unido y Canadá, pues aportarán información esencial para continuar la evaluación de la introducción de Bexsero en el calendario de vacunación en España.
  • El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, la Asociación Española de Vacunología y la Asociación Española de Pediatría han elaborado un Documento divulgativo que informa y en definitiva os remite a vuestro pediatra para la toma de decisión.

Pero qué, ¿lo vacuno o no lo vacuno?:

  • Es verdad que es poco frecuente, pero el meningococo B es la causa más frecuente actualmente de meningitis y sepsis bacterianas en la edad pediátrica, enfermedades con progresión muy rápida, sin factores de riesgo (>98% en personas sanas) con una letalidad del 3.8% y un 24 % de secuelas (sordera, amputaciones y déficits neurológicos).
  • La estrategia de prevención más efectiva para el control de la enfermedad meningocócica es la vacunación.
  • Es una vacuna efectiva.
  • Es una vacuna segura: los efectos secundarios más frecuentes son la fiebre, reacciones en el lugar de inyección y malestar general. Algunos me habéis preguntado por la posibilidad de Enf. Kawasaki, que aparece en la ficha técnica como efecto adverso raro, pues bien, os dejo el enlace con la respuesta del CAV.
  • Se estima que se han vacunado aprox. 700 000 personas (dic-13 a marzo-16) y 1.400.000 dosis administradas. ¿Muchas? ¿pocas?, es relativo.

Y ahora la decisión esta en vosotros, ser padres es asumir la responsabilidad de tomar decisiones, aunque corramos el riesgo de equivocarnos.

Además de las fuentes con enlace he obtenido información de la última Jornada de Vacunas de la AEP realizada en abril.

Vacuna frente al meningococo B

Posted by Isabel Rubio on 19 junio 2016 under Enfermedades de la Infancia, General | Be the First to Comment

bexsero(1)

Allá por el 2012 escribía esta entrada: Ya queda menos para disponer de vacuna frente al meningococo B. Ha sido una vacuna muy esperada y muy difícil técnicamente de elaborar. Su nombre comercial es Bexsero, vacuna de 4 componentes (4CMenB) que se autorizó en la Unión Europea en enero del 2013.

En aquel entonces se realizó una valoración por un grupo de expertos con la finalidad de realizar una propuesta de la utilización de esta vacuna en salud pública, evaluación que se hizo en función de la carga de enfermedad causada por el meningococo B y en la información disponible sobre la eficacia y seguridad de la vacuna, concluyendo en junio del 2013 que la inclusión de esta vacuna en calendario sistemático de vacunaciones no se consideraba justificada en el momento actual. Dijeron sí a su utilización en el caso de brotes o casos aislados y en situaciones especiales. En todos estos casos se administra de forma gratuita.

En septiembre 2015 se publicaba el informe de la Agencia Española de Medicamentos y Productos sanitarios (AEMPS) por la que se modificaba las condiciones de prescripción y dispensación de vacuna Bexero, eliminando la clasificación como de uso hospitalario y pasa a estar disponible en farmacias.

La posología depende de la edad y está establecida en la ficha técnica.

La vacuna está recomendada por el Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría y  considera que debería ser incluída en los calendarios vacunales, proponiendo que se estudien opciones intermedias de cofinanciación para evitar que las familias carguen con la totalidad del importe de la vacunación (106 euros /dosis).

Debido a iniciarse la venta en farmacias la demanda superó la oferta de vacunas, que se elaboraban para los usos restringidos que hemos comentado. La fabricación de las vacunas es un proceso largo y complejo por eso ha ocurrido el desabastecimiento, situación que se prevee esté resuelta a lo largo de las próximas semanas.

¿Qué pasa en otros países?

Con los últimos datos consultados está autorizada en 37 países y como siempre diferente en cada uno: Australia, por ej., la recomienda en <24 meses y adolescentes de 15 a 19 años, así como a grupos de riesgo y no está financiada. En EEUU la han autorizado en adolescentes y adultos jóvenes de 10 a 25 años. En la Unión Europea está autorizada en niños a partir de 2 meses. Francia o Alemania (salvo el estado de Sajonia que sí la recomienda en niños hasta 18 años pero no la financia) sólo en grupos de riesgo. Reino Unido ha empezado a vacunar sistemáticamente, al alcanzar un acuerdo con la compañía farmacéutica que facilita la vacuna a bajo coste, desde septiembre 2015 y se ofrecerán los datos de la vacunación masiva.

Continuará con una última entrada: Bexsero o no Bexsero: esa es la cuestión.

Y ahora del meningococo B

Posted by Isabel Rubio on 18 junio 2016 under Enfermedades de la Infancia, General | Be the First to Comment

3D microscope close up of meningitis bacteria, also known as meningococcus

Centrados ya en el Meningococo B, ¿Cuál es la situación epidemiológica de la enfermedad por este serogrupo?

En España la enfermedad alcanzó proporciones de epidemia a finales de los 70 y durante la década de los 80, fueron los años en los que me formé como pediatra y recuerdo las guardias en las que, con relativa frecuencia, se diagnosticaba una sepsis o una meningitis por meningococo. A partir del 2000 comenzó la tendencia descendente en todas las edades, tendencia que se mantiene en la actualidad. Se sabe que suele causar ondas epidémicas de ciclo largo y estamos en la incidencia más baja de los últimos 20 años (en la gráfica siguiente véis la evolución). La enfermedad meningocócica puede aparecer de forma esporádica o también en pequeñas agrupaciones de casos (brotes).

MB

Fuente: Enfermedades de Declaración Obligatoria. Red Nacional Vigilancia de Epidemiología. Centro Nacional de Epidemiología.

En cuanto a las edades, en la imagen siguiente las gráficas que corresponden  a la edad pediátrica, por grupos de edad, de enfermedad meningocócica por serogrupo B en la temporada 2014-2015. En azul niños y rojo niñas.

MB2jpg

Fuente: Enfermedades de Declaración Obligatoria. Red Nacional Vigilancia de Epidemiología. Centro Nacional de Epidemiología.

No hay ninguna edad con riesgo cero, pero la mayoría de casos son niños menores de 2 años.

En la Comunidad Valenciana, con los últimos datos de la temporada 2013-2014, se declararon un total de 14 casos de EM, siendo 8 por Meningococo B: 2 en < 1 año, 1 en la franja de 5-9 años, 1 de 15 a 19 años y los 4 restantes en > 24 años. Letalidad 0.

Los datos del 2016 (de1/01 al 12/06) son de 2 casos en edad pediátrica en nuestra Comunidad.

Vamos a hablar del meningococo

Posted by Isabel Rubio on 17 junio 2016 under Enfermedades de la Infancia, General | Be the First to Comment

1a

  • ¿Qué es el meningococo?

Es una bacteria invasiva, lo que significa que puede propagarse por la circulación y producir una enfermedad grave. Hay distintos tipos, los más frecuentes son: A, B, C, W e Y.
El único reservorio conocido es el ser humano. El meningococo se transmite de forma directa de persona a persona por secreciones de la vía respiratoria, con las gotitas que soltamos al hablar o toser, al estar en contacto estrecho y prolongado con personas que tienen el germen en la nariz o garganta pero no tienen la enfermedad (lo que se denomina portadores asintomáticos) o bien con un enfermo.
Se estima que los portadores asintomáticos son el 10 % de la población general (>25% entre los adolescentes).

  • ¿Qué es la enfermedad meningocócica?

La enfermedad meningocócica es la enfermedad infecciosa causada por el meningococo. Los síntomas son variados, al inicio difícil de distinguir de cualquier otra infección, con fiebre, decaimiento… pero rápidamente es progresivo el mal estado general, pueden aparecer manchas de color violáceo y avanzar a una sepsis, meningitis, o bien neumonía, artritis…

La mortalidad por éste germen ha descendido mucho con la buena asistencia médica y las UCI pediátricas estando en torno al 10% .
Todo caso de enfermedad meningocócica es de declaración obligatoria a las autoridades sanitarias.

  • ¿Cómo se puede prevenir la enfermedad meningocócica?

Mediante la toma de antibióticos (siempre que se diagnostica un caso sabéis que se prescriben antibióticos a los familiares y personas que han estado en contacto estrecho con él o ella), con medidas generales de higiene que eviten la transmisión por las gotitas de las secreciones respiratorias y desde hace unos años vamos teniendo la medida más efectiva: la vacunación.

  • ¿Frente a qué serogrupos de meningococo hay vacunas?

El calendario de vacunación incluye vacuna frente al meningococo C desde el año 2000 que se administra a los 4 meses, 12 meses y a los 12 años.
El Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría (CAV-AEP) incorporaba en su propuesta de Calendario de Vacunación para este 2016 administrar a los 12 años la vacuna frente a los serogrupos ACWY y muy probablemente este cambio lo incorporarán las CCAA próximamente.
También el CAV-AEP incorporaba este año la vacuna frente al meningococo B desde los 3 meses de vida a pesar de no estar financiada.

En casa…mejor sin malos humos

Posted by Isabel Rubio on 15 junio 2016 under Enfermedades de la Infancia, General | Be the First to Comment

 

Tabaco2Con motivo de la Semana Sin Humo, de la que os informaba hace unos días, la Dra. Julia Andreu, Residente de Medicina Familiar y Comunitaria en rotación estos días conmigo, colaboraba en la sección En contacto con el pediatra del periódico Información, con este artículo. ¡Muchas gracias, Julia!.

Leía también días pasados un artículo que me llamó mucho la atención: El consumo de tabaco de las abuelas mientras estaban embarazadas aumenta el riesgo de asma en sus nietos, independientemente del hábito tabáquico de la propia madre. Se trata de un  estudio poblacional noruego muy amplio, con recogida de datos a lo largo de 9 años. Los investigadores realizaron ajustes estadísticos para controlar variables que podrían falsear datos como el peso al nacimiento, asma materno, tabaquismo en padre y/o madre en los primeros meses de vida etc. Se plantean distintas hipótesis pero las causas de esta asociación se desconocen.