¡Adiós a la codeína!

Escrito por Isabel Rubio el 20 marzo 2015 dentro de Educación para la Salud: La Etapa Escolar, Enfermedades de la Infancia, General | Sea el primero en Comentar este post

Sin título

El pasado lunes día 16 recibíamos una alerta de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) relativa a CODEÍNA: NUEVAS RESTRICCIONES DE USO COMO ANTITUSÍGENO EN PEDIATRÍA. 

La codeína es un opioide que se encuentra autorizado para el tratamiento sintomático del dolor de intensidad leve o moderada y de la tos improductiva.

En el año 2013, el Comité para la Evaluación de Riesgos en Farmacovigilancia europeo (PRAC) llevó a cabo una revisión acerca de la relación beneficio-riesgo de los medicamentos que contenían codeína, tras conocerse varios casos graves de intoxicación por morfina (*) tras haber recibido codeína como analgésico y se consideró que los resultados podrían ser extrapolables a su uso en el tratamiento de la tos asociada a procesos catarrales en la población pediátrica.

A partir de estos estudios las nuevas recomendaciones de la AEMPS de uso de codeína para el tratamiento de la tos asociada a procesos catarrales en población pediátrica son:

No utilizar codeína en:

  • menores de 12 años de edad.
  • aquellos pacientes que se sabe son metabolizadores ultrarrápidos, debido a que presentan un alto riesgo de sufrir una intoxicación por morfina.
  • mujeres durante la lactancia, debido al riesgo que presentaría el niño de sufrir reacciones adversas graves en caso de que la madre fuese metabolizadora ultrarrápida.
  • No es aconsejable el uso de codeína en pacientes de 12 a 18 años de edad que presenten compromiso de la función respiratoria debida por ejemplo a trastornos neuromusculares, patología respiratoria o cardiaca grave, infecciones pulmonares, trauma múltiple o pacientes que hayan sido sometidos a procedimientos quirúrgicos extensos.

(*) el efecto farmacológico de la codeína se debe a su transformación en morfina. Algunas personas son genéticamente metabolizadores ultrarrápidos, lo que implica que transforman la codeína en morfina más rápidamente y que, por tanto, tienen más posibilidades de presentar intoxicación por morfina. El porcentaje de metabolizadores ultrarrápidos es variable y depende del origen étnico.

¡Por fin ha llegado!

Escrito por Isabel Rubio el 18 marzo 2015 dentro de Educación para la Salud: El Lactante, Enfermedades de la Infancia, General | Sea el primero en Comentar este post

CAV1

El pasado sábado, en el Suplemento de Salud del periódico Información, la Dra Laura Grande, Residente de Pediatría del HGU de Elda que esta haciendo la rotación de Pediatría Extrahospitalaria conmigo, publicaba el siguiente artículo, a propósito de la incorporación de la vacuna frente al neumococo en el Calendario de Vacunación de la Comunidad Valenciana para todos los niños nacidos a partir del 1 de enero de este año. Aprovecho para informar, una vez más, que las dudas sobre vacunación podéis consultarlas en la web del Comité Asesor de Vacunas. Area de Familias.

¡Estamos de enhorabuena! La vacuna del neumococo se suma a las incluídas en el calendario oficial de la Comunidad Valenciana. Esta decisión coincide con las recomendaciones de la Asociación Española de Pediatría desde hace años al respecto. Los pediatras llevaban tiempo insistiendo en la necesidad de incluirla dado el beneficio que implica y… ¡Por fin nos hacen caso! Hasta ahora los padres que quería vacunar a sus hijos se veían obligados a desembolsar 304 euros, 76 euros por cada dosis, que son cuatro. Pero desde ahora se  va a incluir para todos los niños nacidos a partir del 1 de enero de 2015, y se ha empezado a vacunar a partir del uno de marzo con una pauta de 2 dosis (a los 2 y 4 meses de edad) con una revacunación al año de edad (2+1). Para los niños de riesgo y para los niños que hubieran iniciado la pauta de vacunación en fecha anterior al 1 de enero continúa la pauta de 2, 4, y 6 meses, con revacunación al año de edad (3+1). Pero alguno que tenga reciente la vacunación de su hijo dirá ¿nos están quitando una dosis? Esto tiene su explicación. Hasta la fecha, como la vacunación era electiva, muchos niños no estaban vacunados y eran necesarias las 4 dosis para considerar a un niño bien protegido. Pero cuando la vacunación frente al neumococo se hace de forma sistemática en la mayoría de los niños (más del 90% de los niños) se produce un efecto llamado inmunidad de grupo: al haber muchos niños vacunados hay menos posibilidades de que la bacteria esté pululando. Por eso en este caso podemos “saltarnos” la dosis de los seis meses. Además es importante añadir que la vacuna genera un importante efecto “rebaño” por el que protege indirectamente de la enfermedad a población no vacunada de alto riesgo, como son los lactantes menores de 2 meses y los ancianos.

Dada ya la buena noticia toca que hablemos brevemente sobre el neumococo. Empezando por el principio, la primera pregunta que deberíamos hacernos es, ¿sabemos qué es ? El neumococo es un germen, una bacteria, que puede producir infecciones graves. Existen unas 100 variedades (serotipos) de neumococo, de los que solo algunos pueden producir infecciones en los seres humanos. Los más vulnerables son los niños pequeños por debajo de los 5 años y, en particular, los menores de 2 años.
¿Y qué enfermedades produce? El nombre de esta bacteria proviene de su capacidad para producir neumonía, es decir, afectación de los pulmones. Pero también causa meningitis, una infección grave, incluso mortal, que es más frecuente en los niños más pequeños, por debajo de los 2 años, y que puede dejar secuelas.
También puede provocar bacteriemia, que es una infección de la sangre. Y además, produce otras infecciones no tan graves, pero más frecuentes, como sinusitis y otitis. El neumococo es la segunda causa de otitis bacteriana en la infancia.

Dicho esto podemos decir que estamos un paso más cerca, aunque aún quede mucho camino por recorrer, de la unificación del calendario de vacunación en todo el territorio nacional, una de las reivindicaciones históricas de los pediatras, lo que evitaría desigualdades por lugar de residencia.

Más allá de la lactancia

Escrito por Isabel Rubio el 5 marzo 2015 dentro de Educación para la Salud: El Lactante, Educación para la Salud: El recién nacido, General, Hijos | Sea el primero en Comentar este post

El pasado sábado, en el Suplemento de Salud del periódico Información, publicaba este artículo.

Desde el primer momento en que nace el hijo se establece un diálogo, en el amplio sentido de la palabra, entre madre e hijo. En esta interacción, el acto de dar de mamar encierra una enorme trascendencia. Claro que va a haber muchas interacciones a lo largo del día, pero que duda cabe que ese acto natural, tan íntimo y tantas veces repetido a lo largo del día va estableciendo, desde el mismo momento del nacimiento, todo un diálogo: el niño capta infinitas modalidades del lenguaje preverbal con que la madre “le habla”, en los gestos corporales, en su actitud de acogida o no, al dirigirle palabras que no entenderá pero sí “sentirá” su melodía… En definitiva, en el tiempo de la lactancia intervienen todos los elementos de la interacción, todos los matices: el modo de cogerle, colocarle, la actitud de acogida en el hueco de los brazos que facilita la succión, los intercambios corporales entre ambos cuerpos que van ajustando sus posturas para proporcionar bienestar y relax al niño que mama y a la madre que está dando de mamar, el contacto piel a piel, la envoltura de las palabras que la madre le dice, de la mirada, de la sonrisa, el olor de la leche y el olor del cuerpo de la madre que le calma…y el gusto y calor de la leche que le nutre. A través de este diálogo el niño percibe la aceptación o el rechazo, es el tono emocional de la madre el que cala en las estructuras emocionales en formación del hijo y las modela.

Los primeros días de lactancia se pueden considerar como un periodo de “aprendizaje”, adaptarse el uno al otro es la gran tarea. La lactancia no es sólo un acto nutritivo sino que sienta las bases de las primeras relaciones, de gran trascendencia para la salud mental de ese niño que ahora tenemos en nuestros brazos. Más allá del acto de alimentar, en todas las interacciones del hijo con su cuidador principal, generalmente la madre, el niño experimentará una relación continua, íntima y cálida y esas relaciones tempranas son vitales y determinantes del funcionamiento de la personalidad en el futuro. Dicho en negativo: La falta de cuidados maternos tiene consecuencias perdurables que pueden afectar gravemente el desarrollo mental, emocional, intelectual, social y físico de las personas.

Son ya muchos años de estudio, desde la década de los años 40, y podemos decir que el trato que los niños reciben desde que nacen por parte de su madre, o de su cuidador principal, estructura y organiza funcionalmente su mente, su cerebro, lo que se reflejará en su forma de ser, de relacionarse con las personas y de afrontar la realidad.

No es una cuestión teórica, es un verdadero impacto en el desarrollo futuro de ese niño, de ahí la necesidad de cuidar esos primeros meses del hijo a todos los niveles, de tener previsto cómo mantendremos la estabilidad de cuidados a nuestro hijo y también exigir que se amplíen las bajas maternales y paternales como está establecido en otros países europeos.

Aclarando dudas en la alimentación del lactante

Escrito por Isabel Rubio el 1 marzo 2015 dentro de Educación para la Salud: El Lactante, General, Hijos | Sea el primero en Comentar este post

pp fruta

Recibo el siguiente correo de una mamá que hasta ahora ha alimentado a su bebé con lactancia materna exclusiva y va a iniciar la alimentación complementaria:

(….). Un par de preguntas:

  • Se recomienda iniciar el gluten pronto….desde el principio de la alimentación complementaria se puede ya dar gluten?
  • Si se ha demostrado que introducir el pescado pronto no favorece que haya más alergias, porqué hay que esperar a introducirlo?. En el libro de Isidro Vitoria pone que a los 8-9 meses y no entiendo porqué. Igual que las legumbres….porqué esperar a los 12 meses?
  • Otra pregunta: es indistinto dar pescado blanco o azul?

I. Veamos tema gluten:

La ESPGHAN recomienda introducir el gluten no antes de los cuatro meses ni después de los siete, hacerlo en pequeñas cantidades y mientras los niños reciben lactancia materna. La Organización Mundial de la Salud recomienda la lactancia materna exclusiva hasta los seis meses (180 días) de edad.

Como se de tu formación me permito ampliarte información: En el artículo González Rodríguez MP, Flores Antón B. El gluten, la lactancia materna y la enfermedad celiaca, ¿qué hay de nuevo? Evid Pediatr. 2014;10:63, una de las conclusiones es: “la recomendación actual de no introducir el gluten después de los siete meses se ve reforzada con este estudio. Parece recomendable seguir con la introducción de la alimentación complementaria a los seis meses (por encima de los 180 días de edad) y el gluten a los 6-7 meses.”

Y aún más reciente (13/02/15) en Perlinfad · [las perlas de PrevInfad]:
¿Cuál es la edad adecuada para la introducción del gluten en la dieta de los lactantes?:
Conclusiones:

  • Existen pruebas de calidad suficiente para recomendar el amamantamiento exclusivo los primeros 6 meses de vida.
  • Existen pruebas de calidad suficiente en contra de la introducción del gluten entre los 4 y los 6 meses de vida, como medio de prevenir el desarrollo posterior de enfermedad celiaca.
  • Existen pruebas de calidad suficiente en contra de la introducción del gluten durante el período de amamantamiento, como medio de prevenir el desarrollo posterior de enfermedad celiaca.
  • Existen pruebas de calidad suficiente en contra de la introducción del gluten en pequeñas cantidades como medio de prevención de la enfermedad celiaca en edades posteriores.

No quiero liarte…pero es que a día de hoy el que recomendemos así las cosas no quiere decir que estemos haciéndolo porque prevenga la enfermedad celiaca, se entiende, verdad?.

II. En cuanto a la introducción del pescado:

  • Todo lo que debes saber en Pescados adecuados para el niño 
  • Y en el siguiente enlace, también al blog de Isidro Vitoria, lista de pescados azules y blancos y como verás es más una cuestión práctica, por la forma de cocinarlos y limpiarlos, espinas… por lo que empezamos con el pescado blanco. Los escandinavos empiezan por el salmón, es lo que abunda.

III. En maynet:

En la Hoja de Introducción de alimentos que os damos nosotros, como verás, no se establece tan detallado por meses la introducción de los distintos alimentos….hablamos de “a partir de los 6 meses”…. y es que salvo con el tema del gluten y las recomendaciones de la ESPGHAN el resto es cultural. Y ésta es la respuesta a las legumbres: vamos adaptando al niño a nuestra alimentación, a nuestra forma de cocinar, es un recorrido que realizaremos respetando el ritmo de cada niño y un alimento nuevo detrás de otro…

Alimentación a los 6 meses: papilla de verdura y “proteína” 

Alimentación en el primer año de vida (2ª parte)

Enseñando a dormir

Escrito por Isabel Rubio el 22 febrero 2015 dentro de Educación para la Salud: El Lactante, General, Hijos | Sea el primero en Comentar este post

el hombre esta en el mar 1989

Recibí el siguiente correo de los papás de un precioso niño de 18 meses y, con su permiso, lo publico, porque no se pueden explicar mejor las pautas que como lo han hecho ellos; su relato bien merece una lectura por su buen hacer:

Hola Isabel:
Soy el papá de Miguel XX. Últimamente está teniendo problemas para dormir bien y como no vemos gravedad como para llevarle a que le veas, hemos pensando en poner por escrito lo que observamos por si puedes leerlo cuando tengas un ratito y nos puedes aconsejar algo.

Desde los seis meses duerme solo en su habitación. Le damos el biberón al lado de su cuna, su muñeco de apego para dormir, un beso y siempre las mismas palabras de despedida tipo “mamá te quiere mucho y ahora hay que dormir”. Entonces salimos de la habitación y en un poquito está dormido. Siempre lo mismo desde hace ya un año.

Salvo las contadas veces que ha tenido fiebre o cosas tipo dolor de dientes o estreñimiento siempre ha dormido bien sus 10/12 horas (como de 21 a 9), incluso
cuando entró en la guardería en septiembre con 13 meses. Las dos siestas
diarias también son las mismas, un ratito antes de comer y otra antes o después de merendar. Al margen de las pequeñas rencillas y rebeldías propias de la edad, come estupendamente, disfruta en la guardería y lo pasamos muy bien juntos.

Procuramos “bajar el ritmo” una hora antes de acostarle apagando la tele, juguetes que le agiten, bajando la luz… ya que es bastante activo.

Cuando se ha despertado alguna vez por la noche, le hemos hablado bajito a través del vigilabebés y enseguida se ha vuelto a dormir.
Incluso a veces se despierta por la mañana y se queda más de media hora tranquilo en su cuna.

En fin, que todo muy bien hasta que después de las navidades se despierta “como un loco” gritando “mamá” y llorando de manera inconsolable por lo que sí que vamos a atenderle (siempre dentro de su habitación incluso encendiendo una luz bajita), pero nos cuesta mucho que se calme porque se pasa un buen rato gritando y pataleando y cuando se tranquiliza incluso empieza a reir y jugar por lo que no creemos que esté enfermo. Pero ya no hay manera de volverle a acostar hasta que al cabo como de una hora cae rendido y se duerme. Esto pasa dos o tres veces cada noche por lo que las 10/12 horas se acaban quedando en 7/8, duerme más de día porque está cansado y nos metemos en un bucle creemos que nada bueno.
Las horas de sueño que “perdemos” nosotros y el cansancio acumulado ni lo comento porque tenemos claro que eso es nuestro problema de adultos y demasiado bien estamos…

Comprendemos que son fases y lo achacamos a los cambios de la Navidad (no ir a la guardería, familia, viajes…) pero han pasado diez días y vamos un poco a peor cada noche y ya no sabemos si son pesadillas, terrores nocturnos o directamente rabietas… Es como si ya no supiera volver a dormirse solo cuando se despierta por la noche y ya no sabemos si sacarle de la cuna, si quedarnos con él mientras se duerme, si dejarle una luz… siempre evitando llevarle a nuestra habitación porque creemos que es un paso atrás que no le beneficia para nada.

No es que nos preocupe demasiado pero nos gustaría seguir una pauta para encauzar este problema de la mejor manera posible desde el inicio por lo que te pedimos si nos puedes dar algún consejo o remitirnos a algún libro o similar (ya hemos leído las entradas en maynet al respecto).

Te pido disculpas por la poca brevedad pero quería tratar de darte todas las pistas que se me ocurren.

Como siempre, muchísimas gracias por tu ayuda.
Saludos.

Hola papás de Miguel:

(….). Y ahora veamos:
Lo que contáis parecen despertares por pesadillas, es un poco pequeño pero se han visto en niños de 18 meses, no sería el primero.
El tema es tener la tranquilidad de que pase esta temporada sin meter la pata, es decir, responder a su llanto pero mantener el mismo hábito: le acompaño un rato pero cuando ya esté tranquilo, aunque tenga entonces ganas de jugar, se le mantiene en la cuna. Lleváis mucho y bien recorrido como para meterlo ahora en vuestra cama.
Desde luego entrar en la habitación para calmarle sin apenas luz, tono de voz bajo…que tenga claro que es la noche y seguimos durmiendo.
Tened claro que es una racha, cuya causa puede que sean las pesadillas, que durarán unas semanas pero que volverá todo a la normalidad, eso os debe mantener firmes en seguir haciendo lo que hasta ahora. Ya me decís como va.

Un saludo!

Ha pasado el tiempo y, efectivamente, me cuentan que todo vuelve a la normalidad. Son cambios que van a ocurrir también en otros hábitos, porque las cosas no son lineales, hay retrocesos incluso, para tomar impulso como a veces os digo y seguir avanzando… así que tranquilidad y mantener las pautas.

Os dejo el enlace con unos artículos de la Asociación Española del Sueño que pueden ser de vuestro interés:

Insomnio en los niños
El sueño en los niños 
Terrores nocturnos
Pesadillas 

¿Qué pescados recomendamos a los niños?

Escrito por Isabel Rubio el 18 febrero 2015 dentro de Educación para la Salud: El Lactante, Educación para la Salud: La Etapa Escolar, General | Sea el primero en Comentar este post

Pez-Espada

Ya sabéis que en temas de alimentación os recomiendo el blog  del Dr. Isidro Vitoria porque aúna ciencia y práctica, el mejor blog para manteneros actualizados en nutrición infantil.
Pues bien, en la última entrada: Pescados adecuados para el niño, se resume lo que a día de hoy recomendamos.
No dejéis de leerla.