Educar para la vida digital

El pasado sábado publicaba este artículo en las páginas de Salud del periódico Información.

Este fin de semana se celebra el XXXV Congreso de la Sociedad Valenciana de Pediatría en Calpe y he sido invitada a participar en la mesa redonda “Internet+Redes sociales: peligros y adicciones en la infancia y adolescencia”.

Es un honor compartir cartel con Marta García, delegada de Participación Ciudadana de la Policía Nacional de Alicante, que hablará de “La triada del lobo feroz cibernética” y con José José Gil, enfermero de la Unidad de Conductas Adictivas, con mucha experiencia a sus espaldas, que hablará de “Las adicciones a la red: de la nomofobia al selficidio, de la Appstinencia al síndrome de Hikikomori”. Interesante, ¿verdad?.

Preparando el tema de educación en el buen uso de las nuevas tecnologías, que es de lo que hablaré, veía la necesidad de partir hablando de educación, reflexionar juntos acerca de lo que es educar. Los padres educamos a nuestros hijos para la vida… y la vida digital no es virtual, es también real, al menos tan real como la vida misma.

Educar es guiar, conducir y los padres tenemos esa responsabilidad. Educar exige compromiso, implicación, dedicarle tiempo, hace falta “presencia” en la vida del hijo. Si en la balanza entre el esfuerzo que esto supone y el placer de vivir esta etapa de madurez de nuestra vida ganara el disfrute, sería el mejor regalo que podemos hacer a nuestros hijos y a nosotros mismos.

Educamos desde que nacen dotándoles de unos cimientos más o menos firmes. Para ello deben sentir que atendemos sus necesidades, protegidos, sentirse queridos incondicionalmente, necesitan ser valorados, necesitan lazos fuertes e invisibles a la familia, sentir que pertenecen, así cimentamos su autoestima. A más autoestima serán menos influenciables.

Educamos en valores y educamos en habilidades para la vida: en la empatía, en el pensamiento crítico, en el manejo de problemas y conflictos, en habilidades de negociación, en la reflexión, en que se conozca, que sepa mirarse y sepa leer lo que siente, en la toma de decisiones, en la comunicación asertiva… y así vamos educando, aprendiendo de este proceso que obliga a mirar a los que estuvieron antes, a nuestros padres, a cómo nos educaron, qué valores nos transmitieron. Obliga a mirarnos a nosotros mismos, lo que somos, los valores que tenemos, nuestros hábitos, la coherencia o no en nuestra manera de actuar.
Educamos con amor y normas, cariño y límites, es decir, ejerciendo una autoridad afectiva.

Hablaré de prevención, qué podemos y debemos hacer. Y prevenir es educar, no hay otros atajos.

A los padres, en estos tiempos, les ha tocado educar en algo más: en las tecnologías de la información y la comunicación. Para ello tienen que estar informados y formados en las nuevas tecnologías, es necesario que las conozcan. No podemos dejar huérfanos digitales a los hijos, necesitan un padre y una madre que les guíen y les protejan.
No podemos confiar la vigilancia de los hijos en la vida digital instalando un programa de control parental, por muy bueno que sea, porque la clave para un uso saludable de las nuevas tecnologías está en casa. El mejor filtro parental para los hijos son sus padres y exige conocimiento de las tecnologías, una buena comunicación familiar y educación.

Mi hijo tiene otra vez dolor de barriga

Aquí tenéis el último artículo publicado en el diario Información, escrito por María Dos Santos Carrilho Martínez. MIR Medicina de Familia, actualmente en rotación en nuestro Centro de Salud Raval. Elche.

Desde hace unas semanas estoy realizando mi rotatorio de pediatría en el Centro de Salud, donde he podido comprobar que uno de los motivos de consulta más frecuentes en los niños y adolescentes es el dolor abdominal.

Me llamó la atención que se trata de un síntoma que suele generar bastante preocupación entre los padres, es por ello que me planteé realizar una pequeña revisión sobre este tema, con el objetivo de puntualizar cuáles son los aspectos clave sobre el dolor abdominal crónico y, sobre todo, dar a conocer los signos de alarma por los que los padres deben consultar a su Pediatra.

El dolor abdominal en muchas ocasiones es un síntoma inespecífico, por lo que lo más importante en estos casos es realizar una historia clínica y una exploración física completas.
Además de las molestias abdominales, el niño puede presentar otros síntomas asociados que pueden ayudarnos a orientar la causa del dolor.
La mayoría de dolores abdominales son trastornos funcionales que suelen resolverse con medidas higiénico-dietéticas y que en gran parte son transitorios. Esto implica que en muchas ocasiones la exploración física del niño es estrictamente normal y debemos guiarnos por la historia clínica u otros síntomas que presente el paciente (por ejemplo estreñimiento, diarrea, flatulencias, etc.) y el registro en calendario los episodios de dolor, sin ser necesario realizar pruebas analíticas o de imagen complementarias en la mayoría de los casos.
Podemos hablar de la existencia de un “cerebro intestino”, que está constituido por neuronas y que es sensible a nuestra forma de ser, de vivir, existiendo una relación con problemas emocionales, sobre todo ansiedad, con la fobia social, con el miedo. Es decir, interaccionan lo biológico, lo psicológico y lo social. Se habla también que estos niños y adolescentes tendrían disminuido el umbral doloroso visceral, es decir, sienten más el dolor, con aumento de las sensaciones del aparato gastrointestinal.

A pesar ello, no debemos olvidar que un niño con un trastorno transitorio de este tipo que produzca dolor abdominal puede presentarse una enfermedad de mayor gravedad que precise una nueva valoración por su Pediatra.

Por ello, una de las cuestiones más importantes a tener en cuenta en relación al dolor abdominal crónico son los signos de alarma. Ante la presencia de dolor abdominal asociado a alguno de los problemas que se enumeran a continuación, es importante consultar con su Pediatra:

  • En caso de que el niño presente dolor persistente en la zona superior derecha o inferior derecha del abdomen, o que un dolor abdominal generalizado se focalice en una de las localizaciones anteriormente nombradas
  • Que el dolor despierte al niño por la noche
  • Aparición de fiebre que no se pueda explicar por otra causa​
  • Presencia de vómitos persistentes o dificultad para tragar sólidos o líquidos
  • Episodios de diarrea nocturna o presencia de sangre en heces
  • Pérdida involuntaria de peso y/o deceleración de la curva decrecimiento
  • Que en la familia se presenten casos de enfermedad inflamatoria intestinal o celiaquía.

En resumen, lo que deben tener en cuenta los padres con respecto al dolor abdominal de larga evolución es que se trata de un síntoma que en muchas ocasiones está relacionado con trastornos digestivos transitorios, siendo de gran importancia no olvidar los signos de alarma que deben ponerles en alerta.

En la clase de mi hijo hay un caso de Hepatitis A

El pasado sábado publicaba este artículo en el suplemento de Salud del periódico Información, Cristina Mora Caballero Residente de Pediatría del Hospital de Elda, actualmente en nuestro Centro de Salud. ¡Muchas gracias Cristina!

Hace unas semanas entré en el centro de salud y vi que en la puerta de la consulta de enfermería esperaban un grupo de niños. Las caras de los niños estaban llenas de sonrisas y ganas de jugar, sin embargo, en la de sus padres asomaba la preocupación.
Se había producido un caso de hepatitis A en la clase de esos niños y, desde Salud Pública, habían sido citados para administrar la vacuna.
 
Desde ese momento, las dudas acerca de esta enfermedad han ido en aumento y son muchos los padres que se han acercado al centro de salud para consultar. Por ello, queremos aprovechar para dar a conocer algunos puntos básicos de esta enfermedad.
 
¿En qué consiste? Se trata de una enfermedad inflamatoria del hígado, de origen infeccioso, causado por el virus de la hepatitis A.
 
¿Cómo se transmite la enfermedad? El contagio requiere un contacto estrecho ya que la transmisión es fundamentalmente fecal-oral, es decir el virus entra por la boca y se elimina a través de las heces. Es por esto por lo que los más pequeños son especialmente susceptibles al contagio, ya que tienden a llevarse a la boca cualquier objeto que encuentran a su alcance. Por ello, resulta fundamental inculcar un adecuado lavado de manos para evitar la transmisión de unos a otros.
En los países industrializados como España, la infección en niños es poco frecuente y se produce principalmente tras viajar a países endémicos o entrar en contacto con un caso.
 
¿Qué síntomas pueden aparecer? En la mayoría de los niños menores de 6 años la infección cursa de manera asintomática (solo el 10% presentan síntomas). Los niños más mayores pueden presentar fiebre, vómitos, diarrea, malestar general, pérdida de apetito, dolor abdominal y coloración amarillenta de la piel.
Se trata de una infección aguda que cura de forma espontánea y una vez pasada confiere inmunidad duradera.
 
¿Cuándo está indicada la vacunación? En España se siguen las indicaciones de vacunación establecidas por el Ministerio de Sanidad. Se recomienda la vacunación en los mayores de 12 meses tras contacto estrecho con una persona afecta de Hepatitis A. Por ejemplo, hermanos o compañeros de clase del caso índice. También está indicado vacunar antes de viajar a zonas endémicas de la enfermedad, en niños con riesgo de inmunodepresión o enfermedades hepáticas y en personal de riesgo (sanitarios, trabajadores de guarderías…).
Solo en Cataluña, Ceuta y Melilla la vacuna se incluye dentro del calendario vacunal.
 
¿Cuántas dosis hay que administrar? La pauta de vacunación consiste en administrar dos dosis separadas con un intervalo de al menos 6 meses. 
 
En definitiva, lo que los padres deben saber es que aunque se trata de una infección infrecuente, puede aparecer en caso de contacto estrecho con niños afectos. También recordar la importancia de una buena higiene de manos tanto en las escuelas como en casa, para prevenir no solo esta infección si no muchas otras.

 

Otras entradas en las que también se habla de Hepatitis A:

Hepatitis A: prevención

Hepatitis A: prevención de casos secundarios

¡Atchissss!!!!!!!

Ayer en el periódico información publicaba este artículo 

Estamos en pleno temporal de gripe, se ha iniciado unas semanas más tarde que el año pasado, pero aquí está, afectando esta temporada sobre todo a la edad pediátrica, a los menores de 15 años.

Según nos informa, semana a semana, el Sistema de Vigilancia de la Gripe de la Dirección General de Salud Pública de nuestra Comunidad, las tasas de incidencia llegan a alcanzar a más de 300 niños por 100.000 habitantes y las cifras están subestimadas, os lo aseguro.

Muchas consultas, sobre todo en los más pequeños, las diagnosticamos con el término general de viriasis y no especificamos gripe; el lactante o el niño pequeño presenta al fin y al cabo un cuadro catarral, con fiebre, y aunque puede estar afectado y sospechamos que la causa pueda ser uno de los virus gripales no lo declaramos como tal. Por tanto los datos de la Red Centinela Sanitaria en el grupo de 0 a 4 años sin duda están subestimados.
A veces con el paso de los días y persistir la fiebre, acuden de nuevo a consulta y el ver que no es un cuadro catarral más, que es un cuadro más severo, suelen estar más decaídos, entonces la sospecha ya es claramente que se trata de una gripe.

Diferente es en los que ya saben hablar, yo suelo preguntarles directamente qué les pasa, qué les duele y despiertan una sonrisa el oír como se expresan, Nico, con cuatro años me dice “me duele todo”, Marta de tres años “me duelen muchas cosas, me duele la cabeza, la barriga, las piernas, la boca…”.

En muchos niños la fiebre persiste hasta 7 u 8 días y lógicamente crece la alarma familiar con el paso de los días. A veces los enviamos al Hospital para confirmar o descartar gripe mediante una toma de moco nasal, la mayoría este año son gripe A.

La gripe se transmite por vía aérea con las gotitas que saltan al hablar, toser o estornudar y los niños transmiten durante más días el virus.
Insistimos en las medidas higiénicas para evitar en lo posible el contagio: lavado de manos frecuente y concienzudo, utilizar pañuelos desechables y tirarlos tras usarlos, cuando se tose o estornuda si no es posible usar el pañuelo hacerlo sobre el codo. A propósito de esta medida aconsejo veáis el vídeo de “la tos y el codo”, una rap que ayuda a que los niños y niñas aprendan este hábito de una manera divertida.

Extremar las medidas higiénicas, con uso incluso de mascarilla, cuando acaba de nacer un pequeño en la familia, al igual que no exponerlos al humo del tabaco.

En cuanto al tratamiento disponemos de paracetamol e ibuprofeno para mejorar los síntomas, es decir la fiebre y el malestar. Como suelo decirles a los padres y madres es muy importante la observación, le acompañamos mientras esté malito, respetaremos si tiene menos apetito y ofreceremos líquidos. 

Recordad que el mejor mucolítico es una buena hidratación, los medicamentos para aliviar la tos no debemos darlos a los menores de 4 años y los antibióticos sirven para los procesos infecciosos causados por bacterias y no para los causados por virus.

¿Novedades en la vacunación infantil este 2019?

Hoy en el periódico Información publico este artículo

Como cada año, el uno de enero, el Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría (CAV-AEP) actualiza sus recomendaciones de vacunación en la infancia y la adolescencia.
Estas recomendaciones tienen en cuenta la evidencia disponible, a día de hoy, sobre la efectividad y la eficiencia de las vacunas, así como la situación epidemiológica en nuestro país de todas las enfermedades que son prevenibles con vacunas.

Conozco personalmente a muchos de los miembros del Comité, grandes profesionales, pediatras que trabajan en distintos Hospitales y Centros de Salud de nuestra geografía, comprometidos además con este trabajo añadido que requiere muchas horas de estudio. Formar parte del Comité Asesor de Vacunas es estar al día en todo lo que concierne a enfermedades infecciosas y vacunas, siendo así el referente de todos los pediatras españoles.
Mantienen una web, acreditada por la Organización Mundial de la Salud, abierta a profesionales y a familias, donde encontraréis toda la información acerca de vacunas. También se pueden realizar preguntas y resolver dudas.

Un año más el CAV-AEP insiste en la necesidad de un calendario de vacunaciones único para los niños, niñas y adolescente de nuestro país, de forma que se mantenga el principio de igualdad en la prevención de la enfermedad y no que dependa de la Comunidad Autónoma en la que hayas nacido.
Vamos caminando hacia ello pues el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social ha consensuado un «calendario común«, propuesto por el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud en 2017 y repetido en 2018. Pero a día de hoy seguimos funcionando como pequeños reinos de Taifas y creo, al igual que el CAV, que la infancia y adolescencia de nuestro país tiene que tener acceso por igual a la oferta de salud. Como también, igualdad a la oferta de educación.

El calendario de vacunaciones, diseñado para la infancia y la adolescencia, indica las edades en las que se han de administrar las vacunas que todos los niños en España han de recibir de forma universal. Se sigue hablando de vacunas financiadas y no financiadas.
Se incluyen las vacunas sistemáticas financiadas oficiales, que son ofrecidas gratuitamente en cada una de las comunidades autónomas y las sistemáticas no financiadas, que el CAV-AEP considera deseable que todos los niños reciban, pero que por el momento no están incluidas en la financiación pública.

Con respecto al calendario vigente en nuestra Comunidad, que asumió el calendario común del Consejo Interterritorial, tiene algunas discrepancias:

El CAV insiste, dada la duración limitada de la inmunidad frente a la tosferina, en la recomendación de otra dosis de recuerdo a los 12-14 años de edad. En nuestro calendario la última dosis de recuerdo frente a la tosferina es a los 6 años y no llega esa protección a la adolescencia, convirtiéndose éstos en portadores y diseminadores del bacilo.

Hay novedades en la protección frente a los meningococos, responsables de las meningitis. Sabéis que se vacuna frente al Meningococo C, incluída en calendario desde el año 2000 y que ha supuesto la casi desaparición de meningitis por este causa. Muchos de vosotros habéis comprado también la vacuna frente al Meningococo B, que el CAV recomienda que se introduzca en calendario como sistemática en el lactante. Pues bien, en los últimos años nuevos meningococos están cambiando el panorama de las infecciones por estos gérmenes. Se introduce la recomendación de vacunar frente a los meningococos A, C, W, Y a los 12 meses y otra a los 12-14 años de edad, aconsejándose un rescate progresivo hasta los 19 años de edad. También se sigue recomendando especialmente esta vacuna para niños y adolescentes que vayan a residir en países como EE. UU., Canadá, Reino Unido, Austria, Grecia, Holanda, Italia o Suiza y para mayores de 6 semanas de vida con factores de riesgo de padecer enfermedad meningocócica.

El CAV recomienda que se introduzca en calendario sistemático la vacuna frente al rotavirus en lactantes, la vacuna oral que les protege de las gastroenteritis provocadas por este virus.

Por último, otra novedad importante es la recomendación de la vacuna del virus del papiloma humano a ambos sexos y no solo a las niñas.

Somos un país con unas coberturas vacunales envidiables que bien merece, conociendo el impacto que las vacunas tienen en la salud, avanzar hacia esta propuesta común del CAV con un presupuesto mayor del total del gasto sanitario.