¡Empieza el verano!: picaduras de medusa

Hablar de medusas en estos días de tanto calor no pretende que recordemos picaduras pasadas si las hemos tenído y ni mucho menos que entremos en la playa mirando a un lado y a otro con temor. Tenemos la suerte de vivir cerca del mar y disfrutar de un baño en este sofocante inicio de verano es un placer al que no debemos renunciar.

Se trata sólo de recordar qué podemos hacer para prevenir y qué medidas son las adecuadas si se produce.

Desde hace millones de años las medusas surcan las aguas y se mueven por corrientes marinas. Desgraciadamente su presencia está siendo bastante frecuente y sobre todo con los temporales de Levante se acercan a nuestras costas. Existen miles de especies, algunas pueden producir efectos muy graves, incluso la muerte, sobre todo algunas de las que habitan en el Pacífico sur.
Las que están en el Mediterráneo podéis verlas en este enlace, en general su picadura no reviste gravedad pero sí es muy dolorosa.

Las medusas poseen un cuerpo casi transparente, que contiene un 95% de agua y una serie de tentáculos con células urticantes, que les sirven de defensa y para capturar presas: cuando algo contacta con ella sueltan unos filamentos que contienen la sustancia irritante.
La reacción que provoca su contacto es tóxica: el veneno inyectado en la piel provoca rápidamente dolor con sensación al mismo tiempo de escozor y ardor (se notan que me han picado). La zona de la piel afectada se pone roja, a veces hinchada, o con ampollas, persistiendo el dolor. Sólo en raras ocasiones, si la superficie afectada fuera muy extensa, puede producirse como un cuadro alérgico grave con dificultad para respirar, o vómitos, incluso shock.

¿Hablamos de prevención?:

  • Evitar el baño en playas o zonas en las que haya abundantes medusas. Respetar si está cerrada una playa para el baño, aunque no las veas.
  • Para determinadas prácticas deportivas es aconsejable protegerse con tejidos gruesos (neopreno o lycra gruesa), con pantalón largo y guantes.
  • Evitar tocas medusas muertas o restos, pues los tentáculos, que a veces aparecen en la orilla, pueden liberar las sustancias irritantes durante días.
  • Han aparecido en el mercado productos que repelen a las medusas al hacer que resbalen sobre la piel; algunos protectores solares lo han incorporado, pero no tengo datos de su eficacia.

Y para terminar una noticia de hoy:
Aparecen en el Mediterráneo ejemplares de medusa de cuya existencia se dudaba: La Red de Alerta de Medusas del Instituto Español de Oceanografía informa que se trata de la Rhizostoma luteum, cuya picadura provoca una irritación de la piel leve o muy leve.

(Continuará)

2 respuesta a “¡Empieza el verano!: picaduras de medusa”

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *