Infancia, cole y mascarillas

Publicado hoy en el diario Información

Cuando era pequeña mi madre me tapaba la boca y la nariz con la bufanda antes de salir de casa para la escuela. Recuerdo muy frías aquellas mañanas de invierno.
Este curso nuestros niños y niñas también salen de casa con la boca y la nariz tapadas con su mascarilla para ir al cole. Son los tiempos.

Hay muchas preguntas en el aire acerca de las mascarillas. Veamos si puedo aclarar algunas.

Para empezar ya sabéis que son obligatorias desde los seis años y recomendables desde los tres, sobre todo en el transporte escolar. En el colegio os habrán informado de la obligatoriedad de su uso según la edad y en qué espacios. En las aulas dependerá del número de alumnos. Por tanto van a formar parte del “material escolar” que deben llevar.

¿Qué mascarillas usar?

Existen las mascarillas quirúrgicas que deben cumplir Norma UNE-EN 14683:2019+AC:2019 y las máscaras filtrantes de protección contra partículas, que deben cumplir la Norma UNE-EN 149:2001+A1:2010.
Y existen las mascarillas higiénicas recomendadas para la población general, que también deben cumplir una normativa.

La mascarilla higiénica es un producto no sanitario que cubre la boca, nariz y barbilla provisto de una sujeción a cabeza u orejas y que realiza una función de barrera. Destinada a adultos y niños a partir de 3 años sin síntomas.

Ante la situación de pandemia y la necesidad de uso de mascarillas por la población, la Asociación Española de Normalización (UNE) creó un Grupo de Trabajo que elaboró la normativa a cumplir para fabricarlas. En este Grupo de Trabajo participaron entidades tanto del sector público como privado: Ministerio de Sanidad, Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, Ministerio de Consumo, Agencia Española del Medicamento y Producto Sanitario (AEMPS), Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo (INSST), Consejo Intertextil Español (CIE) o el Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV) entre otros. El resultado del trabajo fue la publicación de las “Especificación UNE 0065:2020”, un documento con los requisitos mínimos que deberían tener las mascarillas higiénicas a ser utilizadas en este escenario frente a la COVID-19 por los adultos y niños: desde los materiales que se deben utilizar para su elaboración, a la confección, marcado y uso, o los parámetros que deben cumplir de respirabilidad y eficacia de filtración bacteriana (BFE) mayor o igual al 90%.

La mascarilla higiénica puede estar formada por una o varias capas de un material o combinación de materiales. En el caso de combinaciones de varias capas de materiales, la capa filtrante debería colocarse en el medio o como capa externa. Existen 4 tallas: De 3 a 5 años, de 6 a 9, de 10 a 12 y mayores de 12 años.

Las mascarillas deben estar marcadas de manera clara en el embalaje. Si la venta es a través de Internet, esta información también se debe mostrar en la página web.
El marcado debe incluir: marca comercial o identificación del fabricante o proveedor. Especificación UNE 0065:2020. También constará la advertencia de que no es un producto sanitario, que se regula por otra normativa. Instrucciones de cómo colocarse la mascarilla y en el caso de niños, que debe ser supervisada por un adulto, así como instrucciones de uso. Por supuesto talla y rango de edad.
Si es reutilizable significa que es un producto previsto por el fabricante para ser utilizado en varias ocasiones siempre que se sigan las instrucciones de limpieza recomendadas. Debe aguantar al menos 5 ciclos de lavado y secado manteniendo sus prestaciones. El método de lavado debe asegurar la eliminación del virus por lo que debe constar en las instrucciones del fabricante por ejemplo: “Lavar con ciclo completo de lavado a 60º con el detergente habitual un máximo de 5 veces y secar al aire”.

Para un uso correcto debemos lavarnos las manos antes de ponérnosla.
Identificar la parte superior de la mascarilla y posicionarla en la cara, a la altura de la nariz. Sostener la mascarilla desde el exterior y sujetar las gomas detrás de las orejas. Debe cubrir nariz, boca y barbilla, garantizando un ajuste adecuado con la cara y pellizcar la pinza nasal si existe.
Una vez ajustada, no tocar la mascarilla con las manos.
Para retirarla primero lavado de manos, a continuación retirar la mascarilla sin tocar su parte frontal y volver a lavarnos las manos.

Se recomienda no usar la mascarilla más de 4 h. y no llevarla en una posición de espera en la frente o debajo de la barbilla.

Espero que tengáis clara la respuesta a la pregunta que tanto me habéis formulado ¿qué opinas de las mascarillas de tela?.

Vuelta al cole

Cada año, por estas fechas, suelo escribir un artículo de “vuelta al cole”. Este año la complejidad del tema ha estado a punto de paralizarme.

Empezaré por una reflexión. Esta pandemia está poniendo en evidencia muchas cosas, desde nuestras debilidades y fortalezas personales a las debilidades y fortalezas de nuestro sistema sanitario y educativo. Sometidos a una situación de stress, el sistema sanitario deja al descubierto el abandono que sufre desde hace años la Atención Primaria. También el sistema educativo nos muestra sus vergüenzas. Está dejando ver, por ejemplo, su incapacidad para equilibrar las desigualdades sociales.

Pero además esta pandemia nos ha puesto delante lo poco que importa la infancia. Empezando por la decisión durante el confinamiento de poder sacar a pasear al perro pero no a los niños y siguiendo porque tendría que haber sido prioridad absoluta establecer la vuelta al cole.

La vuelta al cole debía hacerse en las mejores condiciones epidemiológicas posibles y mucho me temo, ojalá cambie la tendencia, que van a cerrar los colegios antes de abrirlos.

La vuelta al cole exige, de entrada, unas directrices generales con las medidas que hay que tomar y dinero. Exige adaptar esas líneas generales a la realidad de cada escuela. Todo ese trabajo tendría que estar ya hecho.
Pero es más, tendría que estar elaborado un plan B si la enseñanza presencial no puede realizarse por el empeoramiento de la situación epidemiológica. Ahora no nos puede pillar desprevenidos.

Y aquí estamos, sin ir más lejos el 27 de agosto se volvían a reunir los responsables educativos y sanitarios de Gobierno y Autonomías. La anterior, en junio, terminó con la publicación de un Documento que recoge una serie de medidas que se establecen en torno a cuatro principios básicos: limitación de contactos, medidas de prevención personal, limpieza/ventilación y gestión de los casos.

Desde entonces las distintas CCAA han elaborado sus protocolos con bastante uniformidad apostando por una vuelta al cole presencial.

En nuestra Comunidad Autónoma se publicaba en los últimos días de julio un documento de 27 páginas que recoge las líneas generales marcadas. Plantea una serie de medidas adaptadas a las diferentes etapas educativas y establece protocolos de actuación que faciliten la gestión de casos.
Se habla de limitación de contactos que implica distanciamiento físico de metro y medio, circuitos señalizados, escalonar entradas, salidas y recreos. Grupos más reducidos y de convivencia estable sobre todo para el alumnado de Infantil, 1º y 2º de Primaria, son los denominados grupos “burbuja” que funcionarían como si fueran una unidad familiar. Complicada la similitud cuando hablamos de 20-25 alumnos.
Prioriza actividades al aire libre. Habla de transporte escolar, comedor, uso de mascarillas, detalla cuando “no” se ha de acudir al centro educativo, de las medidas de higiene personal por todos conocidas, de ventilar las aulas e intensificar los esfuerzos de limpieza y desinfección. Por último protocoliza la gestión de casos en los centros educativos y las medidas específicas en Educación Especial y para Educación Infantil de Primer Ciclo.
En resumen, perdemos una oportunidad de cambio de modelo educativo.
No consta un plan B en el caso de que la situación epidemiológica obligue a una enseñanza presencial parcial o incluso no presencial.

La vuelta al cole exige implicación de todas las administraciones, no sólo Consellerías, también Diputaciones y Ayuntamientos. Esta pandemia pone en evidencia aquello de que “educamos todos”, efectivamente exige que la sociedad en general deba implicarse. Pondré un ejemplo: si hay que disminuir ratios habrá que buscar espacios alternativos, si es posible en el entorno escolar.

Pero garantizar las mejores condiciones de seguridad no sólo implica a la administración, también a la comunidad escolar y a atención primaria.

La vuelta al cole exige a los educadores un gran esfuerzo. Han de organizar la escuela de la mejor manera posible, grupos, espacios, horarios…la complejidad es enorme porque las soluciones deberían ser a medida para cada centro a partir de las directrices generales.
Exige compromiso, gestionar sus temores, responsabilidad, serenidad, optimismo y alegría para recibir de la mejor manera posible a su alumnado.
Precisarán un tiempo para celebrar la alegría del encuentro, para elaborar el relato de lo sucedido, para la resiliencia, para trabajar los miedos, para el duelo, sobre todo si ha habido algún fallecimiento en la familia.

La vuelta al cole exige mucho también a los padres y madres. Exige gestionar sus miedos, sus incertidumbres y necesitan sentir que todo está organizado.
Como pediatra puedo transmitiros que la mayoría de los niños y niñas infectados por SARS-CoV-2 presentan una enfermedad leve-moderada y que en España, teniendo en cuenta los casos estimados a partir de la encuesta de seroprevalencia, han necesitado ingreso hospitalario el 0,56 % de los casos en el grupo de edad de 0-4 años; el 0,08% en los de 5-9 años; un 0,10 % en los de 10-14 años y 0,21 % en los de 14-19 años. Datos que aparecen en el Documento de las Consellerías y que son muy tranquilizadores.
También se les exige responsabilidad. Han de asumir el compromiso de no enviar al colegio a su hijo si está enfermo, incluso con síntomas banales. Este año es más necesario que nunca que tengan resuelto su cuidado en casa porque también puede que tengan que hacer cuarentena, si ha habido un caso en su aula.

La vuelta al cole exige que la Atención Primaria cuente con el personal adecuado. El pediatra tras un primer contacto telefónico valorará la atención necesaria al niño enfermo y de precisar la realización de una PCR, agilidad en las pruebas. Debe existir línea directa entre Colegio, Centro de Salud y Salud Pública para investigar con rapidez cuando haya un caso. También será importante que este otoño-invierno alcancemos las máximas coberturas vacunales de gripe.

La escuela es un lugar donde aprender a vivir, a relacionarse y ha de garantizar el bienestar de la infancia. Esperemos que esta escuela que abre sus puertas en septiembre no lo olvide.

Artículo publicado hoy sábado 29 de agosto en el periódico Información

 

Las secuelas de un tsunami llamado coronavirus

Publicado hoy en Información

No puedo empezar a hablar de secuelas de este tsunami que estamos viviendo, sin dirigirme primero a las familias que han perdido a un ser querido, a las que han vivido la enfermedad en carne propia y en soledad, a las que han vivido o viven la incertidumbre de tener enfermo, cerca o lejos, a un hijo, un padre o una madre, un hermano, su pareja.… A todos ellos nuestro recuerdo, nuestro apoyo y cariño, en nombre de la Asociación de Pediatría Extrahospitalaria de Alicante, desde este rincón que el periódico Información nos regala.

Este es un espacio en el que hablamos de Pediatría desde hace unos 30 años, por eso me centraré en otras consecuencias que el tsunami coronavirus nos deja. Y es que hay que planificar la organización de la Pediatría en Atención Primaria. Aunque son tiempos de incertidumbre es de prever que los próximos meses… el próximo invierno, serán diferentes y supondrá un cambio en la forma de atender a los niños.

En estos meses de confinamiento las consultas están siendo mayoritariamente telefónicas. Vosotros, padres y madres, habéis sabido gestionar las fiebres, las toses… creo que todos hemos sido conscientes de lo “empoderados” que estáis, por utilizar esta palabra tan de moda. Hemos ensayado otras formas de consulta que han demostrado su utilidad y que debemos seguir mejorando, permitiendo el envío de imágenes y vídeos o realizar videoconferencias. No es solo que sea necesario mantener las consultas telefónicas, es que ha llegado el momento de tener acceso desde el Sistema Público a la telemedicina. Daremos así un gran paso en actualizarnos a las “nuevas” tecnologías. Los profesionales sanitarios lo veníamos demandando.

Las consultas presenciales han de ser espaciadas con el objetivo de mantener las salas de espera lo mas vacías posible y eso supone limitar el número de consultas y realizar un triaje telefónico antes de acudir.
Es importante que habléis con vuestros hijos e hijas y les expliquéis que ahora, para luchar contra el coronavirus, su pediatra va a ir vestido de otra forma para que no se asusten al entrar, sobre todo los más pequeños. A éstos podéis decirle que es el traje, o el disfraz, que tenemos para asustar a los coronavirus y que no entren a la consulta.
A los mayores evidentemente una explicación más real, tenemos que estar protegidos y por eso además de la mascarilla podemos llevar una pantalla en la cara, bata verde o incluso un EPI.

Es probable que tengamos que tomar medidas de sentido común, como estratificar los horarios de consulta para que haya tramos sólo de niños y adolescentes que acuden a revisiones y a vacunación.

En cuanto al Programa de Salud Infantil, en unas semanas habremos actualizado los calendarios de vacunación que se habían suspendido. Continuaremos con las vacunaciones de escolares y adolescentes. Es necesario mantener las excelentes coberturas vacunales que siempre hemos tenido.

Pero es necesario replantear muchas de las cosas que por inercia se han estado haciendo y que llevábamos tiempo queriendo actualizar. Pues ese tiempo ha llegado.
Uno es el de los informes de salud escolar, “como documento sanitario de utilización obligatoria para el acceso a un centro escolar”.
Todos tenemos claro que la educación es un derecho de todo niño, que se rige, entre otros, por los principios de no discriminación y además es obligatoria. Pues bien, solo en nuestra Comunidad seguimos realizando dichos informes que además vulneran el Reglamento de la UE 2016 del Parlamento Europeo relativo a la protección de datos personales y vulneran los derechos a la intimidad del menor que se regula en la Ley Orgánica 3/2018 de Protección de Datos Personales.
Para terminar esta diatriba jurídica, la Orden de la Conselleria que obliga a la realización del Informe de Salud Escolar es de rango inferior y debe entenderse como derogada por la legislación de 2016 y 2018.

Sólo está justificado informar, con el visto bueno de los padres, de aquellos problemas de salud que precisen dar la atención necesaria a un alumno concreto. La mayoría de los datos que se solicitan son irrelevantes y repito, vulneran los derechos del menor.

Seguiremos realizando las revisiones a los 3, 6 y 12 años, porque son edades en las que es conveniente realizarlas para detectar determinados problemas, por ejemplo a los 12 años problemas de columna, coincidiendo además con la administración de vacunas.

Me he extendido más de lo habitual. Seguiré hablando de las secuelas del tsunami coronavirus, porque es también una oportunidad de mejora en la atención sanitaria a la infancia y adolescencia.

Webinar AEP

En estos tiempos raros que estamos viviendo y en el que las familias estáis teniendo un comportamiento ejemplar, responsable, se agradecen iniciativas como ésta de la Asociación Española de Pediatría. El objetivo es acompañaros y resolver dudas en estos días de confinamiento.

La AEP realizará un webinar con el título “ Salud Infantil y adolescente en tiempos de COVID-19 ¡Pregunta al experto!”, este miércoles 15 de abril a las 18:30 h.

Durante la webinar se abordarán temas tan relevantes como la prevención de los efectos del aislamiento prolongado, los cuidados de salud, la actividad física, la alimentación y el apoyo emocional con pautas de actuación, las situaciones de alteraciones del sueño…

Para ver el webinar en directo:  https://vimeo.com/407690473

Es tiempo de toses

Estamos en invierno, niños y niñas presentan cuadros catarrales. Los más pequeños casi van empalmando un proceso con otro. Tos y mocos se convierten en los síntomas estrella.
Por eso quiero hablaros de la tos, motivo de consulta muy frecuente en esta época.

Lo primero que hay que aclarar es que la tos es un mecanismo de defensa de nuestro aparato respiratorio. Su objetivo es eliminar todo aquello que irrite u obstruya la vía aérea. No es una enfermedad en sí, es el síntoma de una enfermedad. Normalmente detrás de la tos hay una infección de las vías respiratorias.

Sepamos algo más de este síntoma tan molesto a veces. Es un acto reflejo de defensa que se desencadena cuando se estimulan receptores que tenemos en la mucosa del aparato respiratorio, sobre todo en faringe. Una vez estimulados estos receptores, los nervios de la zona se encargan de mandar al “centro de la tos” la señal de la necesidad de toser. Recibido el mensaje en esa central, que está localizada en la médula espinal, se envía la orden para que ocurra esa respuesta explosiva que es la tos. La estimulación de estos receptores es en la mayoría de los casos por la inflamación de la mucosa y el moco, es lo que ocurre en los catarros. También por estímulos químicos como ocurre en la inhalación del humo del tabaco. Poco frecuente, pero lo vemos, el estímulo es psicógeno, una manera de liberar “tensiones de la vida” como a mí me gusta llamarlas.

Hay diferentes sonidos de toses. En los catarros de vías altas, al principio la tos suele ser irritativa, pica la garganta y tosemos. Después suele hacerse “blanda”, se oye que mueve el moco. Los niños no saben expectorar por lo que tras el episodio de tos el niño se traga la madeja de moco pasando ésta al tubo digestivo. También se reconoce fácilmente la tos perruna, la primera vez que se oye asusta. Orienta a que la causa es una laringitis, que suele debutar así, con ese sonido peculiar metálico y profundo.

En cuanto al tratamiento, lo primero es determinar la causa de la tos. Si se trata de un catarro, el tratamiento es sintomático, es decir aliviar los síntomas molestos para el niño. Entonces, ¿tratamos la tos?. Pues depende. En los más pequeños los antitusígenos no están indicados porque los riesgos superan a los beneficios. No por debajo de cuatro años y con precaución hasta los seis. Tampoco mucolíticos, o antihistamínicos sirven para mucho. Los antibióticos, como sabéis, no “matan” a los virus que son los causantes de los catarros.
Medidas que ayudan: ofrecer líquidos, pues además de facilitar que el niño trague el moco, es conveniente que esté bien hidratado.
Si tenemos calefacción que reseque el ambiente puede ser beneficio humidificarlo. Y hablando de ambiente, que la casa está libre de humos; hay que evitar que los niños y niñas estén expuestos al humo del tabaco.
Los lavados nasales con sentido común: es conveniente hacerlos sobre todo si dificultan la succión en el lactante.
En definitiva, buscar el equilibrio entre aliviar pero no anular el mecanismo defensivo que es la tos.

Recomendaciones a padres y madres para la educación en el buen uso de las TIC:

Mañana hablaré a padres y madres en la Escuela Infantil La Petita Escola de Educación en la Vida digital. Dejo aquí los enlaces a webs y guías recomendadas para ampliar información.

Webs recomendadas a familias :

Chaval.es : Nuestro objetivo es educar a los adultos sobre las posibilidades de las TIC, enseñar el buen uso y plantearles retos y contenidos que les sean útiles en su relación con los jóvenes y menores. La web se enmarca en Red.es, una entidad pública empresarial del Ministerio de Economía y Empresa que depende de la Secretaría de Estado para el Avance Digital.

Internet Segura for Kids : Otra web imprescindible enmarcada en red.es.

Pantallas amigas : Web que nace en el año 2004 con la misión de promocionar el uso seguro y saludable de , así como el fomento de la ciudadanía digital responsable en la infancia y la adolescencia. Dentro de las acciones de Pantallas amigas está la web: http://www.privacidad-online.net

Web de la SEMA (Sociedad Española de Medicina del Adolescente)

Especialmente dedicadas a la seguridad:

* Grupo de Delitos Telemáticos de la Guardia Civil 

* Oficina de Seguridad del Internauta : Web de INCIBE (Instituto Nacional de Ciberseguridad)

Guías:

1. CIBERAPP. Guía para padres y educadores sobre el uso seguro de internet (2014). Publicada por la Diputación de Alicante junto a la Universidad Miguel Hernández y CRÍMINA (Centro para el estudio y prevención de la delincuencia)

2. Jóvenes en el mundo virtual: usos, prácticas y riesgos. Publicado por Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud (FAD) y Fundación MAPFRE (2018)

3. Cuaderno FAROS del Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona “Las nuevas tecnologías en niños y adolescentes. Guía para educar saludablemente en una sociedad digital” (2015)

4. Factores de socialización digital juvenil. Este estudio Delphi ha sido elaborado por el grupo de investigación «Cultura Digital y Movimientos Sociales: Cibersomosaguas» de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) (2019)

5. Guía de seguridad en Facebook. Para adolescentes, padres y educadores. 

6. Guías INCIBE: Instituto Nacional de Ciberseguridad. Entre otras puedes encontrar las siguientes Guías:
* Guía de menores en internet para padres y madres. 
* Cómo activar y configurar el control parental de los sistemas operativos.
* Redes sociales, menores de edad y privacidad en la red. 

… Y un libro de reciente publicación: Madres y padres influencers escrito por Eva Bach y Montse Jiménez. Capítulos cortos y densos en mensajes que te hacen reflexionar sobre cómo estamos educando en la era digital, de la necesidad de actualizar nuestra app.