Los primeros rayos de sol…

niños en la playa 5

Hoy en el Suplemento de Salud del periódico Información,  Andrea Oliva Ródenas, Residente de Medicina Familiar y Comunitaria de mi Centro de Salud, publica este artículo. ¡Gracias Andrea!

A pesar de los días lluviosos que estamos teniendo en esta última semana, se dejan ver los primeros rayos de sol que avecinan la llegada del buen tiempo.

La radiación ultravioleta es el principal factor de riesgo para el desarrollo de cáncer de piel. Nuestra piel tiene memoria y se ha relacionado la excesiva irradiación solar en la infancia con el desarrollo de cáncer de piel en la edad adulta. Por ello, es muy importante insistir en una correcta fotoprotección.

Las medidas de fotoprotección no solo consisten en el uso de cremas protectoras, sino en la protección con ropa, gorros y con gafas de sol, así como en evitar la exposición en las horas de mayor irradiación solar (entre las 12 y las 16 horas). Es tan importante todo lo anterior como una buena educación acerca de fotoprotección tanto a los niños como a los padres.

Los fotoprotectores se deben de utilizar de forma adecuada para que su uso sea beneficioso.  Se deben aplicar unos 30 minutos antes de la exposición solar y volverlos a aplicar cada 2 horas o cada vez que sea necesario tras actividades que puedan eliminar la crema de la piel como tras el baño o tras sudoración intensa.
El factor de protección solar (FPS) es un índice que mide la capacidad protectora de un filtro frente a los efectos nocivos del sol. El número del FPS indica la relación entre el tiempo que podemos estar expuestos al sol antes de aparecer eritema solar con el fotoprotector respecto al tiempo que tardaría en aparecer sin el fotoprotector. Así un FPS de 30, por ejemplo, indica que con el filtro el eritema solar tardaría 30 veces más tiempo en aparecer que sin él.
 No se recomienda el uso de fotoprotectores en menores de 6 meses, así como tampoco se recomienda en estas edades la exposición directa al sol, debiendo mantenerlos bajo una sombra y cubiertos con ropa. En los mayores de 6 meses se deben usar filtros que cubran UVA y UVB y que sean resistentes al agua y al sudor.

Ir tapado con ropa es una medida fácil de evitar la exposición a la radiación solar, pero no todos los tejidos protegen de la misma manera. El factor de protección ultravioleta (FPU) de un tejido, es la protección que un tejido ofrece ante los rayos ultravioleta. La protección es mayor cuanto más grueso y tupido sea el tejido, así como los colores más oscuros, que incrementan el grado de protección. Para la protección de la cara, es muy importante el uso de gorras y sombreros, con ala suficientemente grande para que cubra la cara. Para una buena protección ocular, se deben de utilizar gafas de sol, al igual que en los adultos, con filtros solares para la radiación ultravioleta.

Para terminar, recordar que no hay que olvidarse de la protección en los días nublados, ya que las nubes solamente reducen la radiación solar en un pequeño porcentaje, no frenan por completo los rayos solares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *