Época gripal, aulas vacías

Hoy en el Suplemento de Salud del periódico Información, Julia Andreu Residente de Familia, que está haciendo su rotación en Pediatría, escribe este artículo. ¡Gracias Julia!. 

En estos meses del año en nuestro centro de atención primaria, hemos recibido a decenas de padres con sus hijos consultando por cuadros gripales. Según nos cuentan, las aulas de los colegios están vacías, la gran mayoría están en casa enfermos.

Esto nos hace querer recordar la importancia de la vacunación frente a la Gripe Estacional. Pero, ¿cuándo está indicada?

Según las recomendaciones del Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría (CAV-AEP) para la campaña 2014-2015, se debe vacunar:

1. Grupos de riesgo: niños a partir de los 6 meses de edad y adolescentes en determinadas situaciones o enfermedades de base (niños diabéticos, asmáticos, etc).
2. Niños sanos a partir de los 6 meses de edad y adolescentes sanos que convivan con pacientes de riesgo.
3. Adultos en contacto con niños y adolescentes incluidos en grupos de riesgo. (cuidadores o convivientes de los niños y adolescentes que pertenezcan a los grupos de riesgo)
4. Entorno familiar cuando existan lactantes menores de 6 meses de edad con factores de riesgo, ya que estos no pueden recibir la vacuna antigripal.
5. Profesionales sanitarios, en especial aquellos que trabajan con niños.

En estos casos la vacunación aporta un beneficio evidente, al niño y a la comunidad, y como sanitarios debemos intentar recomendarla antes del inicio de la estación gripal. Así obtendremos el máximo rendimiento, aunque está indicada en cualquier momento mientras exista circulación documentada del virus.

Otra duda que nos transmiten a veces es, ¿si mi hijo no se encuentra en los grupos antes indicados, puede vacunarse?
Pues bien, en los niños mayores de 6 meses sanos se puede vacunar frente a la gripe estacional si sus padres lo solicitan y su pediatra lo considera conveniente.

Como hemos comentado, así se ofrece protección directa individual al niño y protección indirecta a la familia y a la comunidad.

Esto se debe a que los niños son la fuente principal de propagación del virus de la gripe en la comunidad (familia, escuela, etc) y eliminan mayor carga viral y durante más tiempo que los adultos. Además, las mayores tasas de incidencia de gripe se registran en la población menor de 15 años.

Con toda esta información nos preguntamos, ¿sería posible una vacunación antigripal universal?

Actualmente en nuestro medio utilizamos las vacunas trivalentes inactivas, aplicadas de manera intramuscular.

La vacunación universal implicaría añadir una inyección al calendario, con los problemas que ello conlleva (aceptabilidad, coste…) además de los escasos datos de eficiencia que tenemos en la edad pediátrica.

Por ello se trabaja en nuevos formatos de vacunas antigripales, como la vacuna atenuada intranasal, de administración más cómoda y mayor eficacia que las inactivadas; las tetravalentes, que cubrirán varias cepas de la gripe; o las vacunas basadas en cultivo celular, que pueden utilizarse en niños con reacciones anafilácticas al huevo.

Con todas estas novedades, y con los datos favorables que se van conociendo de nuevos estudios, ensayos clínicos y estudios coste-efectividad, la posibilidad de la vacunación de la gripe estacional universal se plantea muy cercana.

En algunos países como EEUU, Canadá, Reino Unido y Finlandia ya se realiza.

Nosotros como profesionales nos mantendremos informados, y os transmitiremos las novedades y conseguir que las aulas estén llenas por estas fechas el año que viene.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *