¡Atchissss!!!!!!!

Ayer en el periódico información publicaba este artículo 

Estamos en pleno temporal de gripe, se ha iniciado unas semanas más tarde que el año pasado, pero aquí está, afectando esta temporada sobre todo a la edad pediátrica, a los menores de 15 años.

Según nos informa, semana a semana, el Sistema de Vigilancia de la Gripe de la Dirección General de Salud Pública de nuestra Comunidad, las tasas de incidencia llegan a alcanzar a más de 300 niños por 100.000 habitantes y las cifras están subestimadas, os lo aseguro.

Muchas consultas, sobre todo en los más pequeños, las diagnosticamos con el término general de viriasis y no especificamos gripe; el lactante o el niño pequeño presenta al fin y al cabo un cuadro catarral, con fiebre, y aunque puede estar afectado y sospechamos que la causa pueda ser uno de los virus gripales no lo declaramos como tal. Por tanto los datos de la Red Centinela Sanitaria en el grupo de 0 a 4 años sin duda están subestimados.
A veces con el paso de los días y persistir la fiebre, acuden de nuevo a consulta y el ver que no es un cuadro catarral más, que es un cuadro más severo, suelen estar más decaídos, entonces la sospecha ya es claramente que se trata de una gripe.

Diferente es en los que ya saben hablar, yo suelo preguntarles directamente qué les pasa, qué les duele y despiertan una sonrisa el oír como se expresan, Nico, con cuatro años me dice “me duele todo”, Marta de tres años “me duelen muchas cosas, me duele la cabeza, la barriga, las piernas, la boca…”.

En muchos niños la fiebre persiste hasta 7 u 8 días y lógicamente crece la alarma familiar con el paso de los días. A veces los enviamos al Hospital para confirmar o descartar gripe mediante una toma de moco nasal, la mayoría este año son gripe A.

La gripe se transmite por vía aérea con las gotitas que saltan al hablar, toser o estornudar y los niños transmiten durante más días el virus.
Insistimos en las medidas higiénicas para evitar en lo posible el contagio: lavado de manos frecuente y concienzudo, utilizar pañuelos desechables y tirarlos tras usarlos, cuando se tose o estornuda si no es posible usar el pañuelo hacerlo sobre el codo. A propósito de esta medida aconsejo veáis el vídeo de “la tos y el codo”, una rap que ayuda a que los niños y niñas aprendan este hábito de una manera divertida.

Extremar las medidas higiénicas, con uso incluso de mascarilla, cuando acaba de nacer un pequeño en la familia, al igual que no exponerlos al humo del tabaco.

En cuanto al tratamiento disponemos de paracetamol e ibuprofeno para mejorar los síntomas, es decir la fiebre y el malestar. Como suelo decirles a los padres y madres es muy importante la observación, le acompañamos mientras esté malito, respetaremos si tiene menos apetito y ofreceremos líquidos. 

Recordad que el mejor mucolítico es una buena hidratación, los medicamentos para aliviar la tos no debemos darlos a los menores de 4 años y los antibióticos sirven para los procesos infecciosos causados por bacterias y no para los causados por virus.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *