¿Sarna, en 2018?

Este pasado sábado, en el periódico Información, publicaba este artículo la Dra. Angélica García Hilger, M.I.R. de Pediatría de nuestro Hospital de Elche. ¡Gracias Angélica!

Pues sí, la escabiosis, o sarna, es una de las parasitosis cutáneas más frecuentes en nuestro medio, junto con la pediculosis (la infestación por piojos). La causa es la hembra de un ácaro Sarcoptes scabiei hominis que habita bajo la capa superficial de la piel, dónde pone de 2-3 huevos al día. Este bicho de ocho patas migra a través de la piel, dejando unos surcos característicos y tras dos semanas las larvas maduran dando lugar a nuevos adultos. Y así el ciclo continúa, y mientras tanto la piel, en contacto con el Sarcoptes scabiei reacciona, se irrita, aparece un rash y sobretodo pica. El ácaro puede viajar desde una persona infectada a otra. La mayoría de los contagios se producen por contacto directo entre persona en el mismo domicilio. Los animales no contagian la sarna. Es posible, aunque menos frecuente, contagiarse a través de ropa de cama, ropa, toallas etc, ya que el ácaro es capaz de sobrevivir unos 4 días sin estar en un humano. Cualquiera puede contagiarse de sarna. El Sarcoptes scabiei no distingue edad, razas, ni condición social, tiene especial facilidad para propagarse en guarderías, residencias o en cualquier situación de hacinamiento.

La aparición de los síntomas varía dependiendo de la sensibilidad de la persona afectada. Los principales problemas son: el prurito, que empeora por la noche, es característico, porque la actividad del bicho aumenta con el calor, frecuentemente en varios miembros de la familia, el rash en forma de pápulas rojas, surcos, y heridas de rascado. Los lugares más frecuentes donde se encuentra el ácaro son las manos y antebrazos, especialmente las muñecas y entre los dedos, y otras zonas como axilas, ingles, pubis y glúteos.

Con todo, es importante recalcar que la escabiosis tiene tratamiento efectivo. El objetivo de tratar la sarna es doble: por una parte erradicar la infección de los afectados y por otra prevenir la propagación del Sarcoptes scabiei; por lo que es imprescindible que se realice correctamente según las indicaciones del médico, tanto el paciente como los convivientes y personas con contacto estrecho, aunque éstos no tengan síntomas. La mayoría mejorará tras la aplicación de una crema de permetrina 5%, que debe aplicarse como una capa fina por toda la piel, que tiene que estar limpia y seca, desde el cuello hasta las palmas y las plantas, dejándose unas horas, y con una ducha posterior. Actualmente se recomienda repetir el procedimiento tras 7 días, para asegurar la erradicación completa. Es un tratamiento eficaz y seguro incluso en lactantes, y aunque suele ser bien tolerado, puede producir irritación local y debe evitarse el contacto con mucosas. En cuanto a las medidas generales se recomienda cambiar y lavar la ropa personal y de cama y toallas a 60º, y limpiar alfombras, cortinas etc, igualmente.

Mucha gente siente vergüenza al oír este diagnóstico por los prejuicios, infundados, sobre la mala imagen que acarrea. Si crees que puedes tener sarna no dudes en consultar a un profesional médico, ya que es una infestación común con tratamiento eficaz, y ayudarás a prevenir nuevos contagios.

¿PEDIATRIA SOSTENIBLE?

El pasado sábado, en el periódico Información, mi compañero Mariano Mancheño publicaba este artículo, reflexionando sobre la falta de pediatras en los centros de salud.

Con un notable desarrollo científico y una no menos aceptación social, la rama de la medicina que se ocupa de los niños creció en los años 70 y 80 hasta límites insospechados poco antes, consolidándose como entidad propia, potente, prestigiosa.

Como una ola briosa los hospitales se dotaban de salas de ingresos Pediátricos, Unidades de Cuidados Intensivos y Neonatos. Paralelamente una trama extensa de consultas cuenta con especialistas salidos de cuatro años de formación MIR. La formación reglada que acredita y emite el formidable sistema MIR nutre de pediatras los hospitales y se teje y dota con celeridad una tupida red de Centros de Salud por toda la geografía autonómica estatal.
Las publicaciones, tesis doctorales, estudios y congresos nos sitúan en primera fila de la élite mundial. Se REDUCE la mortalidad neonatal a cifras parejas a países punteros de Europa, más bajas que las de EEUU o Canadá. Un milagro.
Alimentación parenteral, Unidades de subespecialidades, Trasplantes, Cirugía prenatal, Vacunaciones con tasas excelentes, Cribados neonatales de enfermedades, en fin, un sueño.

Parece una historia corta de amor a primera vista. Nada más lejos de lo sucedido. La generación de profesores que me ha precedido ha luchado heroicamente y asumieron un reto histórico viniendo de la precariedad. Aceptaron el reto como enamorados de un proyecto ilusionante allanando mi camino y el de muchos cientos de médicos jóvenes. Nos contagiaron, nos trasmitieron, nos encandilaron. Los echamos de menos cada día.
GRACIAS. Os adoramos, os añoramos.

Hoy, ahora mismo, tenemos en vez de una ola alegre y saltarina una pena que se extiende inexorable como mancha de aceite oscura, silenciosa, triste. Se suprimen plazas (eufemismo: se amortizan), se dotan otras con médicos de familia. Somos un residuo, un exotismo. De ahí esta carta/manifiesto. En mi Área de Salud (Marina Baixa) sólo el 15% de los niños son atendidos por Pediatras vía MIR.

A los agradecidos porque la Leucemia de su hija tratada hace 6 años apenas requiere revisiones. A los padres de Joan, que pesó 930 grs y ahora hace Triatlón. A Marta, que cuando las cosas de su hija iban mal nos traía madalenas. No pararía.

Tengo pena. Tengo 65 años. Me licencié en Medicina en el año 1976. Cuando terminé el MIR obtuve plaza en Altea, donde sigo trabajando. Quiero que vengan LOS PEDIATRAS. Quiero que vuelvan. Apoyadnos y firmad y difundid la petición de más abajo.

Un cordial saludo, Mariano Mancheño Segarra, Pediatra, Centro de Salud Casco Antiguo de Altea. Miembro de la AEP, SOCVAPED Y APEPA (sociedades española , valenciana y alicantina de pediatras). Más información en www.aepap.org y www.aeped.es
Entra en Change.org CONFIANZA, https://www.change.org/p/12942022 y firma contra la desaparición del pediatra de tu centro de salud.

Altea, Mayo 2018.

¡Evitemos las toxiinfecciones alimentarias!

Ayer en el suplemento de salud del periódico Información, publicaba este artículo

Días pasados leía en este periódico la noticia de la intoxicación alimentaria de un numeroso grupo de personas que, según informaba la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN), había ocurrido tras consumir mejillones cocidos en un hotel de Xàbia. Unos días más tarde otro grupo de personas fueron también afectados en Valencia tras el consumo de mejillones de la misma marca. Tras la investigación por parte de la Consellería de Sanitat se confirmó que el germen responsable de la intoxicación había sido el norovirus que infectaba los mejillones.

La intoxicación alimentaria ocurre al ingerir un alimento o bebida que contiene gérmenes o toxinas producidas por éstos. Las personas afectadas sufren un cuadro de gastroenteritis tras horas, o uno o dos días, de ingerir el alimento contaminado y es muy típico que afecte a colectivos, en banquetes, hoteles o residencias.

Es conveniente recordar medidas para minimizar los riesgos, sobre todo de cara al verano, estación propicia para las toxiinfecciones.
La OCU por ejemplo aconseja que compremos mejillones en mallas con etiquetado que certifique su paso por depuradora; cerrados, mejor cuanto más limpios de lapas y algas, que estén en frío, con un poco de hielo, pero no en remojo pues pueden abrirse y contaminarse. Todos los moluscos de concha deben guardarse en nevera, en la parte menos fría y envueltos en un paño húmedo hasta su consumo, que debe realizarse en un máximo de dos días. Puestos a la mesa no debemos comer las piezas cerradas.

Si hablamos en general de las toxiinfecciones alimentarias y sobre todo de cara a los niños, debemos extremar las medidas higiénicas: lavado de manos antes de manipular los alimentos y entre alimento y alimento, o lavar bien las superficies y utensilios que utilizamos; a ser posible consumir los alimentos cocinados de forma inmediata y si se tarda habrá que conservarlos refrigerados.

Especial trato tienen los huevos, pues según la OCU es el causante del 23% de intoxicaciones alimentarias en España por la contaminación de éstos por la Salmonella, que se encuentra en las heces de las gallinas y contamina la cáscara, que al ser porosa permite el paso de la bacteria a su interior. Éste es el motivo por el que la limpieza del huevo no descarta la posibilidad de contaminación.
En segundo lugar, 9% de las intoxicaciones alimentarias, está el pescado y los derivados. No debemos darlo crudo a los niños pero si vamos a consumirlo así debemos congelarlo como mínimo a -20ºC durante 5 días para asegurar que las larvas de anisakis han muerto.
Otros alimentos responsables de intoxicaciones alimentarias como mariscos, sobre todo moluscos de concha, verduras o carne de pollo también obligan a una higiene rigurosa.

Para terminar quiero recordar un contaminante de alimentos, el Clostridium botulinum, que produce una toxina peligrosa para la salud sobre todo para los niños pequeños, pues todavía no tienen las defensas suficientes para combatirla. Dado que la miel puede estar contaminada por este germen no debe administrarse a los bebés, al menos el primer año de vida. Tampoco deben tomar otros alimentos que la contengan. Después, progresivamente, el niño será capaz de combatirla con sus propias defensas.

Los cuidados de salud del niño y de la niña con Síndrome de Down

Ayer en el Suplemento de salud del periódico Información publicaba el siguiente artículo

Ha sido habitual, a lo largo de mis ya muchos años de profesión, tener entre los niños que atendía uno o dos niños con Síndrome de Down: María, Rubén, Carlos, Juanjo… pero la incidencia ha ido disminuyendo y llevaba más de ocho años sin atender a ninguno, hasta que ha llegado Marcos.

He necesitado una puesta al día, actualizar el seguimiento que precisará en Atención Primaria. En estos años se ha editado unPrograma de Salud para Personas con Síndrome de Down donde se incluyen, por ejemplo, sus curvas de crecimiento, los controles de salud que precisa, el despistase de alteraciones o enfermedades que presentan con más frecuencia que la población general, controles analíticos periódicos, etc., es decir un documento imprescindible para el seguimiento de estos niños y niñas y que se prolonga hasta la edad adulta.

También contamos con el Programa de salud baby, una guía para el primer año de vida y complemento a la web Mi hijo Down, o la guía Otorrinolaringología y síndrome de Down, un instrumento al servicio de médicos otorrinos y pediatras para responder a las necesidades y seguimientos preventivos que requieren en esta área de salud, o guías médicas de otras especialidades clínicas que profundizan en los ámbitos de salud mental, atención bucodental, oftalmología, etc.

Por su especial susceptibilidad a padecer infecciones, sobre todo del tracto respiratorio en los primeros años, es importante la vacunación, aconsejando un calendario de vacunación de máximos: vacunación antigripal anual a partir de los 6 meses, vacunas frente al neumococo, no sólo con las vacunas del calendario oficial, también la llamada VPN23 a partir de los 2 años de vida; o dosis adicionales de vacuna antitosferina ante una exposición a esta enfermedad. Por otro lado, como pueden tener una respuesta subóptima a algunas vacunas se aconseja confirmar, por ejemplo, la respuesta a la vacunación frente a la hepatitis B.

El pasado día 21 de marzo se celebró el Día Mundial del Síndrome de Down, una iniciativa de la Asamblea General de Naciones Unidas que se celebra desde el año 2012, con el objetivo de “alentar a los Estados Miembros a que adopten medidas para que toda la sociedad tome mayor conciencia, especialmente a nivel familiar, respecto de las personas con síndrome de Down”.
Este año se lanzó la campaña “Auténticos” que invadió las redes sociales, mostrándose “sin artificios, espontáneos, genuinos, en definitiva auténticos” y que intentaba acercarnos más a la manera de ser, pensar y sentir de este colectivo. Os aconsejo ver el vídeo de la campaña, disponible en YouTube, frases tan contundentes como “no somos un bicho raro, no somos enfermos”, “mi hijo es alegría, es superación desde el minuto uno” emocionan.

Marcos tiene la suerte de tener una madre coraje que le ha regalado una lactancia materna exitosa y prolongada, un padre, un hermano, una familia que le quieren con locura y un equipo de profesionales, desde el Servicio de Neonatología a los profesionales de Atención Temprana, que desde el primer momento están sacando de él todo su potencial… mientras él nos devuelve ya su sonrisa.

¿QUE PASA CON LOS SMARTPHONES DE NUESTROS HIJOS?

Ayer en Información se publicaba este artículo de mi compañera María del Mar Clavera,  médica pediatra especialista en psiquiatría infantil y juvenil. Seguimos insistiendo en la necesidad de educar en las nuevas tecnologías.
El uso de los móviles en niños y adolescentes se ha generalizado ya en
nuestra sociedad. Como media, a los 10 años los niños reciben su primer
móvil, bastante antes de entrar en la pubertad. Y estaremos de acuerdo en
que los smartphones son instrumentos poderosísimos y atractivos, con
varias características que les convierten en el objeto más deseado, al que
más nos costaría renunciar. Si eso es así para los adultos, a los que se nos
supone madurez y autocontrol, con más razón para ellos.
Estos dispositivos mágicos, que llevamos siempre encima y tienen mil
aplicaciones, están cambiando nuestros hábitos y formas de relación
social. Han venido para quedarse, y evolucionaran para hacerse aún más
imprescindibles en nuestras vidas.
No quiero ser catastrofista, sería absurdo negar las innumerables ventajas
que tienen estos miniordenadores que llevamos siempre encima. Pero
quizás convenga reflexionar sobre su influencia en nuestros jovenes .
En Estados Unidos se acaba de publicar algún dato preocupante:
Entre el 2010 y el 2016 ha aumentado un 60% la incidencia de depresión
en adolescentes, y la prevalencia de ideas suicidas en chicos que usan el
móvil más de 5 horas al dia es del 48%. Se podría aducir que los motivos
podrían ser otros, pero el único factor que aumentó en paralelo en ese
periodo fue el uso del Smartphone.
Cuando se hablaba con ellos, aparecían algunos factores claramente
frustrantes que influían negativamente en su estado de ánimo. A veces se
trataba simplemente de que apenas tenían “likes” en lo que colgaban en
las redes. En paralelo, encuestas sobre felicidad y satisfacción personal
indican que los chicos que pasaban más tiempo con los dispositivos
digitales y tenían menos vida social “real” puntuaban mucho más bajo.
Esto se cuantificó : Usar el móvil hasta un máximo de dos horas al dia se
​podría considerar la cifra normal. Por encima de 3 horas por día,
entraríamos en zona de riesgo.
A nivel neurológico, el cerebro a estas edades está todavía en pleno
desarrollo, y es susceptible de modificar su morfología y funcionamiento
según las experiencias que tenga. Ya hay algún estudio que ha demostrado
que usar mucho los audiovisuales multitarea correlaciona con menos
materia gris en el cortex cingulado, región vinculada a las emociones,la
toma de decisiones y la predisposición a conductas adictivas.
En contrapartida, hay efectos muy positivos en el uso razonable de los
móviles, especialmente en grupos marginales, como el colectivo LTGB,
pues les permiten recibir desde ahí un buen apoyo de las redes.
A día de hoy la mayoría de expertos coincide en algunos puntos
importantes a tener en cuenta:
1. El móvil debe estar fuera de la habitación por la noche.
Dejarlo dentro origina varios problemas, el más importante es el
insomnio. Y los chicos necesitan dormir bien, es vital para ellos.
Esto puede ser una batalla, pero vale la pena tenerla.
2. Instale aplicaciones protectoras
de contenidos ilícitos o que
moderen el uso de los medios.
3. Confeccione un contrato de uso del móvil con su hijo/a
que incluya
normas sobre el uso del móvil , como no usarlo en las comidas, o el
tiempo de uso. Si lo incumpliera, podría perder el derecho de usarlo
por un tiempo.
4. Dé ejemplo saludable
A los hijos les costará separarse de sus móviles, y a los padres
también… Aparte de no usarlo en las comidas, o mientras
conducen, admitamos que los hijos ven lo que ponemos online .Si
criticamos a otro padre en las redes, o faltamos a alguien al
respeto, estamos dando un mal ejemplo.
5. Considere la posibilidad de que sus hijos usen un móvil sin datos.
Especialmente en los mas pequeños. Permiten usar varias
funciones, y evitan riesgos.

“CONFIANZA”: una campaña por la pediatría de atención primaria

Hoy en el periódico Información publico este artículo

Desde hace unas semanas los pediatras que trabajamos en los centros de salud hemos puesto en marcha una campaña de concienciación acerca del futuro de la pediatría a este primer nivel, campaña que ha sido impulsada por las dos Asociaciones de Pediatría de Atención Primaria: Avalpap y SEPEAP.

Llevamos años denunciado la falta de pediatras en los centros de salud y la situación se va agravando. No hay una previsión y planificación de las necesidades reales; vemos que siguen sin aumentarse el número de plazas de MIR de nuestra especialidad para formar los pediatras necesarios y revertir la situación actual. No hay voluntad política de mantener el modelo actual en la que los niños y adolescentes, desde el nacimiento a los 15 años, son atendidos por un pediatra en cualquier nivel asistencial. No creo siquiera que haya un objetivo de cambiar nuestro modelo de atención pediátrica en Atención Primaria por el modelo de países de nuestro entorno en los que son los médicos de familia quienes atienden a toda la población, más bien impresiona de dejadez política, de falta de planificación, de falta de programación de objetivos, de abandono en definitiva de este primer nivel asistencial por parte de las correspondientes administraciones sanitarias. Progresivamente nos vamos jubilando y no hay recambio generacional, se calcula que se necesitan una media de 240 pediatras nuevos anualmente para cubrir las jubilaciones de esta década en Atención Primaria, pero los pocos pediatras que se forman en nuestros hospitales, ante las condiciones laborales poco atractivas que se ofrecen, optan por otros destinos.

Esta dejadez y la escasez de pediatras llegará un momento en que servirá para que se justifique el cambio de modelo de atención a nuestros niños y niñas, desapareciendo el pediatra de Atención Primaria.

Tenemos la suerte de tener uno de los mejores sistemas sanitarios del mundo con un primer nivel asistencial en los centros de salud accesible a todos los ciudadanos, que ha demostrado una excelente eficacia, con buenos resultados en las encuestas de satisfacción de los usuarios. Todo ello a pesar de los importantes recortes de los últimos años que se han cebado especialmente en Atención Primaria.

La atención a la población pediátrica, que no olvidemos es la más vulnerable, funciona. Se han conseguido grandes mejoras en la salud de niños, niñas y adolescentes con la implantación de los Programas de Salud, altas coberturas vacunales, detección precoz de enfermedades, programas preventivos etc. Estoy convencida que cada día es más importante si cabe la necesidad de mantener que la atención a los niños y adolescentes sea realizada por un pediatra, puesto que van en aumento el número de nacimientos de bebés prematuros o la problemática de salud mental. Queda mucho por hacer, apenas hemos iniciado la atención al adolescente desde nuestras consultas, por ejemplo, pero los pediatras de cabecera, como a mí me gusta llamarnos, no podemos ser una especie a extinguir pues, hoy por hoy, somos garantes de calidad de la atención pediátrica.

Volviendo al inicio, la campaña de recogida de firmas se ha lanzado a nivel nacional y se ha denominado “Confianza”, nombre elegido porque creemos que los padres y madres es en los pediatras en quiénes depositan su confianza para el cuidado de la salud de lo que más quieren: sus hijos e hijas.

El objetivo es exigir que las administraciones garanticen el derecho de todos los niños y adolescentes a tener un médico especialista en pediatría en los centros de salud, que se ponga solución al déficit de pediatras en España. Para ello es necesario el apoyo de todos los ciudadanos, padres y familiares de los niños, para llegar a las 500.000 firmas. Puedes hacerlo en:

1. Mediante la firma en la plataforma Change.org.  Disponible en https://www.change.org/p/12942022

2. Mediante la recogida de firmas en las consultas de Pediatría de tu centro de salud.
(No se podrá firmar en ambos sitios).