Queridas madres, queridos padres:

Os escribo esta carta porque ha llegado la hora de la jubilación. No era ésta la forma con la que creía que me despediría de vosotros, pensaba que lo haría en la consulta con tiempo para las palabras, el abrazo, el apretón de manos… pero ha tocado despedirme en estos tiempos raros.

Y quiero daros las gracias. Gracias por la confianza depositada en mí para cuidar a los que más queréis, gracias por el respeto y por el cariño con el que siempre me habéis tratado.

He tenido la suerte de disfrutar de una profesión maravillosa, porque trabajar con niños es lo más hermoso, es trabajar con “oro puro” como decía uno de mis maestros.
Amo la Pediatría y ejercerla en Atención Primaria, es aún más gratificante. Ser pediatra de cabecera, aunque suene un poco antiguo pero me sigue gustando, es verlos crecer, acompañaros en la crianza, es tener la mirada no solo en la enfermedad de los niños, como ocurre en urgencias o en los Hospitales, es mirarlo al completo, mirar a la familia y su entorno. Es lo que he intentado hacer, así es como he intentado ejercer la pediatría.
Ha habido también momentos amargos, aceptar lo inevitable, pero es la vida y hemos llorado juntos.

Me despido con la ilusión intacta y en Atención Primaria, os lo aseguro, no ha sido fácil. Dejo la actividad asistencial, pero seguiré ejerciendo de pediatra en otras facetas que me gustan, como este blog, una ventana abierta por la que podemos seguir comunicándonos.

Desde aquí os envío un cariñoso saludo que quiero hagáis extensivo a vuestros hijos e hijas. También un saludo a vuestros padres y madres, con los que por edad he llegado a tener mucha complicidad.

Cuidaos y disfrutad de estos años porque es una de las etapas más bonitas de la vida.

¡Un fuerte abrazo!

Isabel Rubio

Y para los más pequeños:

Mis queridos niños y niñas:

Soy Isabel, vuestra pediatra y hoy os voy a contar una historia.

Un día vino Marco, que tiene 4 años, a la consulta. Cuando se sentó en la silla delante de mí, como siempre hacéis todos, se me quedó mirando y antes de que le preguntara qué le pasaba me dijo:

  • “Eres muy vieja”
  • “Sí, es verdad!. Es que me he convertido en una pediatra abuelita” le contesté yo.

Marco, su madre y yo nos reímos.

Y es que las pediatras cuando se hacen abuelitas porque han tenido muchos cumpleaños y han soplado muchas velas no siguen en la consulta. 

Por eso quería escribiros y contaros que cuando volváis a venir al Centro de Salud después de que pase este virus malo que nos ha tenido a todos en casa yo ya no estaré para curaros. Estoy muy enfadada con el Coronavirus porque yo quería despedirme de vosotros, de vuestras mamás, de vuestros papás, con un abrazo muy grande y por estar todo este tiempo encerrados no me he podido despedir.

Pero ¡atención!: He buscado un pediatra buenísimo que os va a encantar, que os va a cuidar como yo, que tiene muchas ganas de conoceros y que también sabe mirar la garganta sin palo o, si hace falta, lo hace con mucho cuidado. Da también pegatinas. Acordaos que sois vosotros los que tenéis que contarle lo que os pasa y luego habla la mamá, el papá o los abuelitos que os acompañan. 

Me ha gustado mucho ser vuestra pediatra, siempre os portáis genial, y ahora me han dicho que en casa, desde que no vais al cole, también os estáis portado superbien. ¡Sois unos campeones!.

Y ahora, para despedirme os mando un gran abrazo invisible!.

Isabel

25 respuestas a «»

  1. Qué pena pero también qué alegría por ti, que te mereces el descanso también. No tenemos palabras para agradecerte lo bien que has cuidado de Miguel y Victoria y la confianza que nos has dado en nosotros mismos como padres.

    Un abrazo muy fuerte.

  2. Lo siento por los críos, y las madres y abuelos, claro.
    Y por ti también.

    Un abrazo muy fuerte, Isabel, la de los «pelos rulados, como te llamaba mi hija Violeta

  3. Ay Isabel. Alguna lagrimita se me ha escapado al leerte. Me encanta que sigas con la ilusión intacta, y confieso públicamente aquí que para mí siempre has sido una gran referente de la pediatría «de cabecera» (quizá la pediatría más olvidada por los gestores, pero sin duda la más bonita de todas). Sólo espero seguirte de cerca también en esta nueva etapa. Un abrazo muy grande aunque tenga que ser virtual.

  4. Me habría gustado que fueras la pediatra de mis hijas y nietos!
    Suerte en tu nueva etapa,esto no acaba aquí,y no olvides que tienes mucho testigo que pasar a los que te siguen

  5. Ha sido un gustazo tenerte como pediatra. Una más de la familia! qué pena que mi hijo pequeño no pueda disfrutarte. Mucha suerte en esta nueva etapa Isabel!

  6. Como me hubiera gustado rotar contigo Isabel, desde que te conozco no he hecho más que aprender en valores y amar más la profesión.
    Un besote.

  7. Muchas gracias a ti Isabel, por habernos regalado tu profesionalidad, tu cariño, tu SER. Disfruta de esta nueva etapa.
    TE QUEREMOS.

  8. Eres una gran pediatra y una gran persona, ahora toca seguir disfrutando
    Seguro que nos veremos
    Un abrazo

  9. Muchísimas gracias por todo Isabel. No hay palabras para agradecerte lo afortunados que nos hemos sentido de tenerte como Pedriatra estos primeros años de maternidad y paternidad. Sin duda el viaje ha sido más fácil sabiendo que contábamos con tu apoyo y asesoramiento desde el centro de salud. Ojalá hayan más pediatras como tú, con la mirada amable hacia la infancia. Te echaremos mucho de menos. Un fuerte abrazo de Noa y sus papis.

  10. Llevamos casi 3 años contigo como pediatra de nuestra hija y no podía estar más tranquila de la pediatra que tenía, sabía que llegaría a consulta y toda mi preocupación solo con verte iba a esfumarse por completo!
    Se lo dije un día a mi marido me da pena que Isabel no sea la pediatra de Helena durante toda su etapa porque llegará el momento que se jubilará y se lo cambiaran ( el momento a llegado, no esperaba que fuera tan pronto) gracias mil gracias por tu tiempo, por atenernos siempre con una sonrisa y por tanto cariño , te echaremos mucho de menos! Pero te seguiremos atraves de este blog!
    Gracias infinitas Isabel!
    Un beso y abrazo enorme.
    Raquel mama de Helena.

  11. …. «dedicación en grado superlativo». Un gusto y un aprender trabajar contigo.

  12. Todo llega Isabel! Tienes merecido el descanso que ha sido muy durto ultimamente. Gracias por el cariño que has aportado a nuestra profesión y a todos.

  13. Solo tenemos que agradecer! Claro que nos quedamos tristes, lo bueno lo queremos para siempre, pero jubilación más que merecida, pues ha sido una profesional maravillosa!!!!!!! Un beso fuerte con cariño

  14. Te vamos a echar mucho de menosMuchas gracias por cuidarnos la vida es más fácil cuando te cruzas con personas como tú
    Mucha suerte

  15. Querida Isabel, debido a mi baja laboral por mi caída, tuve poco tiempo para conocerte en la consulta de pediatría como compañera y ahora qu yo vuelvo tu te vas, pero no me ha hecho falta mucho tiempo para darme cuenta la gran profesional y persona a nivel humano qu eres, seguiremos en contacto y disfrutando d ti en esta web preciosa qu haces con tanto amor y sabiduría.
    Un abrazo virtual desde el corazón y tranquila qu muy pronto también podremos abrazamos d nuevo y celebraremos lo qu haga falta.Besos y abrazos.

  16. Me da mucha lástima Isabel, pero te deseo mucha suerte en tu nueva etapa. Un beso de mis «peques», su papá, sus iaios y mío.

  17. Ay Isabel que encuentro de emociones al leerte…alegría máxima por ti, porque te lo mereces,porque podrás disfrutar a lo grande de los tuyos,de tu huerto,de tus hobbies..una más que merecida nueva etapa que sé sabrás disfrutar…pero al mismo tiempo una pena muy grande…nos dejas un poco huérfanos…para mí has sido un referente (ya lo sabes), encontrarte en mi vida profesional supuso un revulsivo, un equipo genial formamos y creamos durante un tiempo breve pero intenso, un referente para la pediatría de primaria…¡fue precioso!…eres de lo bueno lo mejor…much@s hemos aprendido sólo con mirarte. Me siento muy orgullosa de haber formado parte de tu vida.
    Un abrazo muy apretado Isabel.
    DISFRUTA.

  18. Querida Isabel,
    Nos dejas huérfanos de tu sabiduría y experiencia, de la tranquilidad que nos transmites a los mamis y que tanto nos hace falta en algunos momentos. Mi hija Emma, cuando pasa por el centro de salud o se pone malita me dice: mamá vamos a ver a Isabel que nos cura. Siempre la has tratado con gran delicadeza y cariño.
    Es una pena que nos dejes pero estoy convencida que vas a empezar una etapa también muy gratificante, con nuevos retos que conquistar y nuevas experiencias.
    Mucha suerte en esta nueva etapa.

    Un abrazo fuerte de Alicia, Carlos y Emma

  19. Querida Isabel:
    Este abril ha sido tan diferente a aquel del 2000 cuando nos conocimos… como darte las gracias por enseñarme a disfrutar de la crianza de mi primera hija y con el tiempo de la que llegó después y de ahí hasta su adolescencia… excelente profesional y compañera, maravillosa en el trato, eterna aprendiz, «disfrutona» de la vida.
    Que todo lo bueno te siga , mi «pediatra favorita»
    Mil gracias

  20. Querida colega.
    Tus conocimientos médicos , como el valor, se dan por sabidos y reconocidos durante tantos años de profesión… tantos que ya te mereces un descansito.
    Pero son mucho más admirables los cercanos, lo personal , los valores y esos , que son tan grandes, nunca los podrás poner en reposo, porque eres así, y eso es lo que te hace tan gran persona.
    Te echaremos de menos.
    Ya sabes donde estamos…

  21. Isabel! Que pena que no nos hayamos podido despedir con ese abrazo. Gracias a ti para mis hijos ir al médico era una fiesta, espero que así siga con la compañera que nos deja, aunque te echaremos de menos.
    Es un alivio saber que te puedo encontrar en el blog por si me surge algo.
    Solo quería agradecerte estos años que aunque han sido pocos pero siempre me has trasmitido mucha tranquilidad.
    Un abrazo enorme mío y también de Jesús y Marco y espero verte por Elche.

  22. Eres sin duda una GRAN PROFESIONAL y una GRAN PERSONA. Te deseo una feliz jubilación y éxito con el blog!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *